ACTA CONSTITUTIVA

 

En la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, a los doce (12) días del mes de junio de mil novecientos ochenta y ocho (1988), siendo las diez horas, se reúnen las personas nombradas al pie de la presente, convocadas por el Arzobispo Metropolitano Monseñor Kirilos Doumat, a fin de constituir una Asociación Civil y Religiosa de segundo grado, así como aprobar el Estatuto y Reglamento que regirá la entidad. Distribuidos los anteproyectos de estatuto y reglamento con suficiente antelación y analizados por las respectivas asambleas de las asociaciones seculares y religiosas con personería jurídica de las distintas parroquias de la Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina, se da inicio a la sesión. Antes de comenzar las deliberaciones, se resuelve designar a los señores Jorge Miguel Saba y Amado Abud para que actúen en el carácter de Presidente y Secretario de la presente Asamblea Constitutiva. I) Constitución de la Asociación Civil y Religiosa de Segundo Grado. Acto seguido, las personas designadas como mandatarios de las asociaciones seculares y religiosas con personería jurídica a las cuales representan, recaudos que acreditan en este acto, dejan constituida la Asociación Civil y Religiosa de Segundo grado y sin fines de lucro denominada “Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina” Asociación Civil con domicilio legal en Raúl Scalabrini Ortiz 1261, Capital Federal. II) A continuación, se somete a consideración el proyecto de Estatuto, oportunamente distribuido, el que luego de una pormenorizada deliberación es aprobado por unanimidad, transcribiéndose a continuación del acta y formando parte del mismo. III) Se aprueba por unanimidad, el reglamento que se transcribe a continuación del acta presente y Estatuto formando parte del mismo. IV) Socios fundadores: A propuesta del delegado por el Consejo Administrativo Ortodoxo de Buenos Aires, aquellas asociaciones que se adhieran a la Arquidiócesis hasta el treinta de septiembre de 1988 (mil novecientos ochenta y ocho) se considerarán socios fundadores. Sometida a consideración de la Asamblea la propuesta es aprobada por unanimidad. V) Elección de autoridades. Acto seguido se procede a la elección de los miembros que integrarán el Consejo Central Arquidiocesano y Comisión Revisora de Cuentas. Resulta aprobada por unanimidad la designación de las siguientes personas: para los cargos que se indican, por el término de dos años: Presidente: señor Arzobispo Metropolitano Monseñor Kirilos Doumat, Primer Vice-Presidente: señor Jesús Sabra, Segundo Vice-Presidente: señor Amado Abud, Secretario: señor Eduardo Abou Assali, Pro-Secretario señora Juana Sadir de Asfoura, Tesorero: señor Jorge Kseiri, Pro-Tesorero: señora Amira Chantir de Kermes. Vocales Titulares: señora Sofía Juri de Saguir, señor Juan Degleue, Señor Eduardo Horane, señor Jorge Eduardo Caba, Revisor de Cuentas Titular: señor Jorge Saba, Suplente: señor Jorge Nasif. Deciden realizar su primera reunión del ocho al diez de octubre de mil novecientos ochenta y ocho en la ciudad de Tucumán, quedando en este acto todos sus miembros notificados, VI) Suscriben como socios fundadores activos: el Prelado como parte activa y fundamental representado por el Arzobispo Metropolitano Monseñor Kirilos Doumat, señor Jesús Sabra en representación del Consejo Administrativo Ortodoxo de Buenos Aires, señor Amado Abud en representación de la Asociación Ortodoxa de Rosario, señora Amin Chantir de Kermes en representación de la Sociedad Damas Ortodoxas de Tucumán, señor Juan C. Degleue en representación de la Sociedad Ortodoxa San Jorge de Pergamino, señor Hermando Daher en representación del Centro Ortodoxo Iglesia San Jorge de Junín, señorita María Inocencia Wedtrepp Cura en representación de la Asociación Cooperadora del Hogar Escuela San Miguel de Junín, señor Eduardo Caba en representación del Centro Ortodoxo de Mendoza. VII) Se incorporan como socios adherentes las entidades sin personería jurídica siguientes: Centro Ortodoxo de Santiago del Estero, Junta Parroquial de la Misión de la Capilla de San Jorge de San Fernando de Buenos Aires, Centro  Ortodoxo de Reconquista Provincia de Santa Fe, Comunidad Ortodoxa de la ciudad de Santa Fe, Provincia de Santa Fe, Sociedad de Damas Ortodoxas de la Santa Cruz de la ciudad de Buenos Aires, Centro Ortodoxo de Esperanza, Provincia de Santa Fe, Comunidad Ortodoxa de Bovril, Entre Ríos, Centro Ortodoxo de Tucumán, Cooperadora Ortodoxa de la Escuela San Jorge de Rosario, Cooperadora Ortodoxa de la Escuela de la ciudad de Pergamino. Damas Ortodoxas de Rosario. Damas Ortodoxas de la ciudad de Buenos Aires, Unión de la Juventud Ortodoxa de Rosario, Unión de la Juventud Ortodoxa de la ciudad de Tucumán; se deja constancia, que la nómina de entidades aquí mencionadas es meramente declarativa y honorífica, pues las mismas no adjuntan a este acto constitutivo la documentación requerida para incorporarlas como socios adherentes. Todo ello, sin perjuicio que lo hagan en el futuro y que desde hoy sean tenidas como hermanadas en lo espiritual. VIII) Autorización: Se autoriza a Monseñor Kirilos Doumat y/o a los señores Jesús Sabra y Eduardo José Abou Assali a realizar las tramitaciones correspondientes ante la Inspección General de Justicia, facultándolos expresamente para que acepten o propongan las modificaciones, suspensiones o adiciones que le formula la citada repartición. No habiendo más asuntos que tratar y siendo las dieciocho horas, se da por concluida esta Asamblea Constitutiva. Advertida la involuntaria omisión se consigna que fueron electos como Vocales suplentes los señores Jorge Oscar Dalia, Hernando Daher y José M. Gazali.

 

CAPITULO I

NOMBRE, DOMICILIO Y FINALIDADES

 

ART. 1º - Con la denominación “Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina - Asociación Civil”, queda formalmente constituida el 12 de junio de 1988 una entidad civil y religiosa, cuyo domicilio legal se fija dentro del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y su jurisdicción abarca todo el territorio de la República y/o la que le fijare el Patriarcado Greco-Ortodoxo de Antioquía, conforme a las leyes del país. La Arquidiócesis está sujeta a la legislación Argentina y a los cánones eclesiásticos del Patriarcado.

ART. 2° - Sus finalidades son las siguientes:

a) Preservar y propagar la fe cristiana ortodoxa que reconoce a nuestro Señor Jesucristo como Señor y Salvador.

b) Unir a las diferentes entidades religiosas y seculares que reconozcan la doctrina Católica Apostólica Ortodoxa, que ya existan a la fecha, y a las que se constituyan en el futuro que contengan en sus estatutos y/o bases programáticas el reconocimiento expreso de la doctrina Católica Apostólica Ortodoxa.

c) Mantener y defender los cánones, disciplina, culto, costumbres, y reglas formuladas por los Concilios Ecuménicos y Locales aprobados por la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía, conforme a las Sagradas Escrituras y la Santa Tradición Divina

d) Representar a la totalidad de los fieles, socios activos y adherentes, encargándose de todos los asuntos espirituales de la comunidad ortodoxa, procurando defender el prestigio moral, cultural y social de la misma.

e) Atender y defender todo lo concerniente a las cuestiones internas de la comunidad ortodoxa, pudiendo construir Iglesias, escuelas, seminarios, misiones, asociaciones de beneficencia, de asistencia social, fundaciones, y procurar bienes para la consecución de estos fines.

f) Coordinar las tareas de sus miembros y apoyar sus esfuerzos para realizar sus finalidades específicas.

g) Promover los movimientos tendientes a la obra de desarrollo y extensión de nuevas entidades religiosas y seculares en todo el país y que dependan espiritualmente del arzobispo.

ART. 3º - La Arquidiócesis tratará y resolverá todas sus acciones conforme a los cánones de la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa, a las leyes civiles de la República Argentina y a estos estatutos.

 

CAPITULO II

CAPACIDAD Y PATRIMONIO

ART. 4° La Arquidiócesis está capacitada para:

a) Adquirir derechos y contraer obligaciones.

b) Procurar medios para ejercer el culto, construir Iglesias, Capillas, Oratorios, conventos y seminarios corriendo con su administración, organización y fiscalización.

c) Fundar Universidades, Facultades, Escuelas, Institutos, departamentos y academias.

d) Fundar centros asistenciales y necrológicos.

e) Ejercer todas las atribuciones y facultades de administración y disposición tanto de los bienes muebles como inmuebles y semovientes de su patrimonio que estén afectados al cumplimiento de las finalidades de la Arquidiócesis, tales como adquirir, enajenar, vender, permutar, transmitir, donar, gravar, hipotecar, y/o realizar cualquier acto Jurídico necesario o conveniente para el cumplimiento de sus propósitos. También estará facultado para operar con los Bancos de la Nación Argentina, Hipotecario Nacional, Banco de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, entre otros.

En los casos de adquisición y enajenación de inmueble y constitución de gravámenes sobre éstos, será necesaria la previa autorización por parte del Congreso General.

ART. 5º - El patrimonio de la Arquidiócesis se compone:

a) De los bienes que decidieren aportar los socios, sean muebles, inmuebles o semovientes, y de los que adquiera en lo sucesivo por cualquier título, así como las rentas que los mismos produzcan.

b) De los bienes píos de los socios que vayan decidiendo transferir en el futuro a la Arquidiócesis. Se entiende como tales a las Iglesias (inmuebles) y a la totalidad del mobiliario incluido en él, como todo otro objeto de arte con motivo religioso.

c) De las contribuciones, donaciones, herencias, legados y subvenciones que reciba a su nombre.

ART. 6º- La Arquidiócesis gozará de los beneficios y franquicias que los preceptos legales confieren a las confesiones religiosas y a las diócesis del país.

ART. 7º - Todos los bienes de los socios de esta Arquidiócesis, en caso de su disolución pasan a formar parte del patrimonio de la Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia en la República Argentina, lo que constará en sus respectivos estatutos.

 

CAPITULO III

DE LOS ASOCIADOS: INTEGRANTES - CONDICIONES DE ADMISIÓN

RÉGIMEN DISCIPLINARIO - DERECHOS Y OBLIGACIONES

 ART. 8°-La Arquidiócesis está integrada por la siguiente categoría de socios:

a) activos.

b) adherentes.

Los socios activos son el Arzobispo representado en esta Arquidiócesis por el Prelado, máximo responsable de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, las entidades religiosas y las entidades seculares, que tengan personería jurídica, que reconozcan la doctrina Católica Apostólica Ortodoxa que dependan espiritualmente del Arzobispo, sean aceptados por el Consejo Central. Tienen derecho a voz y voto. Los socios adherentes, las entidades religiosas y las entidades seculares, sin personería jurídica, que reconozcan la doctrina Católica Apostólica Ortodoxa que dependan espiritualmente del Arzobispo y sean aceptadas por el Consejo Central, tienen derecho a voz pero no a voto.

Se entiende por “entidad religiosa” a aquella cuya causa fuente y objeto final sea la práctica y la observancia de los deberes religiosos con esmero y adoración, desarrollando la creencia, dogmas y culto de la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía acerca de la Trinidad Divinificadora, como así también el sentimiento de adoración y temor hacia Ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas litúrgicas y devocionales especialmente la Oración y el Sacrificio.

Se entiende por “entidad secular” a aquella que participando y encontrándose inspirada en la creencia y dogmas de la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía tienen por finalidad el bien común, la beneficencia, la administración o el sostenimiento del Cuerpo de la Iglesia.

ART. 9º- Las entidades que se incorporen a la Arquidiócesis como socios activos deben solicitarlo al Consejo Central Arquidiocesano por escrito, y acompañar: a) acreditar su personería jurídica, b) Acta de Asamblea en que se resolvió su incorporación, y el nombre y apellido de sus delegados ante el Consejo Central Arquidiocesano. c) Copia del Estatuto en su caso. d) Copia de Memoria y Balance del último ejercicio, e) Nómina de las autoridades sociales, f) Fijación del domicilio real.

ART. 10º - Las entidades que se incorporen a la Arquidiócesis como socios adherentes deben solicitado al Consejo Central Arquidiocesano por escrito, acreditando los mismos recaudos de los socios activos, salvo el inc. a) del artículo 9º.

ART. 11° - El ingreso de cualquier entidad puede producirse en cualquier época del año. Una vez aprobada su incorporación por el Consejo Central Arquidiocesano, con la conformidad religiosa del Arzobispo, la entidad contrae las obligaciones y adquiere los derechos conforme a estos estatutos.

ART. 12º - A todos los efectos institucionales, las entidades asociadas designarán un representante cuyo mandato se considerará vigente en tanto no se comunique fehacientemente su reemplazo. Podrá designarse simultáneamente suplentes que actuarán solamente en ausencia de los representantes titulares.

ART. l3º- En cada Congreso, se considerará como primer punto del orden del día los poderes de los representantes presentes que representan a los socios activos y adherentes.

ART. 14º - Los socios activos tendrán las siguientes obligaciones y derechos:

a) Ajustar su acción a los principios y doctrina Católica Apostólica Ortodoxa que depende espiritualmente del Arzobispo.

b) Cumplir las obligaciones impuestas por éste estatuto, los reglamentos y resoluciones del Congreso General y del Consejo Central.

c) Aportar la cuota social que se fije por la mayoría absoluta de las entidades presentes en el Congreso General para solventar el presupuesto de egresos de la Arquidiócesis, salvo que mediare informe en contrario de la comisión revisora de cuentas.          

d) Mantenerse fieles a las condiciones exigidas para integrar la Arquidiócesis, no solamente en espíritu sino también en el plano de las realizaciones prácticas.

e) Cooperar para que la Arquidiócesis pueda realizar plenamente su programa.

f) Asistir a los Congresos.

g) Tener voz y voto en los Congresos, elegir y ser elegido para integrar los órganos sociales a través de sus representantes.

h) Gozar de los beneficios que establece este Estatuto, los reglamentos y resoluciones del Congreso y del Consejo Central.

i) Solicitar la inclusión de asuntos en el Orden del Día, que serán considerados por el pertinente Congreso Ordinario con una anticipación de 60 días hábiles a la fecha en que se reúna el Congreso.

ART. 15° - Los socios adherentes tendrán las siguientes obligaciones y derechos:

a) Ajustar su acción a los principios y doctrina Católica Apostólica Ortodoxa que depende espiritualmente del Arzobispo.

b) Cumplir las obligaciones impuestas por este estatuto, los reglamentos y resoluciones del Congreso y del Consejo Central,

c) Aportar la cuota social que establezca el Congreso por unanimidad.

d) Tener voz en los Congresos a través de sus representantes.

e) Gozar de los beneficios que establece este Estatuto, los reglamentos y resoluciones del Congreso y del Consejo Central.

ART. 16° - Condición de socio se pierde:

a) Por renuncia, que será sometida a consideración en el próximo Congreso Arquidiocesano para su conocimiento y aprobación o rechazo.

b) Por separación fundada en falta grave de conducta o violación de los Estatutos.

c) Por haberse disuelto la entidad.

En el caso del inciso a) el socio que perdiera su condición, sin perjuicio de las disposiciones eclesiásticas a que sea sometido por el Arzobispo, deberá abonar sus cuotas, en forma proporcional hasta la fecha en que presentan su renuncia como socio.

 

CAPITULO IV

AUTORIDADES DE LA ARQUIDIÓCESIS. DE LOS ÓRGANOS.

ART. 17º - De acuerdo con las funciones, atribuciones y deberes asignados por este estatuto, las autoridades de la Arquidiócesis se constituyen por los órganos sociales siguientes:

a) Congreso General Arquidiocesano.

b) Consejo Central Arquidiocesano y la Mesa Ejecutiva.

c) Comisión revisora de cuentas.

 

CAPITULO V

DEL CONGRESO GENERAL ARQUIDIOCESANO:

 ART. 18º - El Congreso General es un organismo que representa la autoridad máxima de la Arquidiócesis. Sus decisiones, en tanto se encuadren dentro del Orden del Día y se ajusten al estatuto, son válidas y obligatorias para todos los asociados.

ART. 19° - Todo socio activo tendrá derecho a designar un delegado al Congreso el que tendrá un voto por cada 100 de sus asociados, considerando la fracción mayor de 50 asociados como 100 y con un máximo de cuatro votos, teniendo derecho al mínimo estipulado la entidad cuyos asociados sean un número inferior a cien. Por otra parte, serán delegados con derecho a voto los asesores espirituales (párrocos) quienes deberán ser socios activos.

ART. 20° - Todo socio adherente tendrá derecho a designar un delegado al Congreso el que solo tendrá derecho a voz.

ART. 21º - Cuando se someta a consideración del Congreso construir Iglesias, fundar seminarios o misiones, se requerirá previamente la conformidad del Arzobispado en el orden religioso.

ART. 22º - El Congreso General se reunirá en forma ordinaria y extraordinaria. La ordinaria tendrá lugar por lo menos una vez cada dos años, dentro de los cuatro meses posteriores al cierre del ejercicio económico que se clausurará el día 30 del mes de junio a los efectos de tratar los siguientes puntos:

a) Consideración de la Memoria Balance General, Inventario, Cuadro de Gastos y Recursos e Informe del órgano de fiscalización.

b) Elección de todos los miembros del Consejo Central y Comisión revisora de cuentas, previa designación de una comisión escrutadora compuesta por tres miembros designados por el Congreso de entre los asociados presentes.

c) Aprobar al presupuesto bienal de la Arquidiócesis, como el plan de acción y fijar la cuota social.

d) Tratar cualquier otro asunto incluido en el Orden del Día o Convocatoria.

ART. 23º - Los Congresos extraordinarios serán convocados cuando lo determine el Arzobispado, el Consejo Central o lo soliciten cuatro socios activos o el revisor de Cuentas. Estos pedidos deberán ser resueltos dentro de un término de 30 días y si no se tomase en cuenta la petición o se negare infundadamente, podrán elevarse los antecedentes a la Inspección General de Justicia, a los efectos de Art. 10, inc. i) de la Ley 22.315.

ART. 24º- Los Congresos se convocarán mediante circulares remitidas al domicilio de las entidades asociadas con sesenta días de anticipación. Se pondrá a disposición de los asociados una copia de la Memoria, Balance General, Inventario. Cuadro de Gastos y Recursos e Informe de la Comisión Revisora de Cuentas, y en caso de considerarse reformas de Estatuto o Reglamento, un proyecto de los mismos con la misma antelación.

ART. 25º - Los Congresos se celebrarán, en primera convocatoria, con la presencia de la mitad más uno de los socios con derecho a voto y las decisiones se adoptarán por la mayoría absoluta de los votos de los socios presentes.

Una hora después, sino se hubiese conseguido ese número, se realizará el acto cualquiera sea el número de asociados presentes con derecho a voto, y las decisiones se adoptarán por la mayoría absoluta de los socios presentes. Será presidido por el Presidente del Consejo Central Arquidiocesano.

ART 26º - Las resoluciones o acuerdos del Congreso General se adoptarán por mayoría absoluta de los votos emitidos, salvo que estos Estatutos o el Reglamento determinen otra mayoría para casos específicos. Los miembros del Consejo Central y de la Comisión Revisora de Cuentas no podrán votar en asuntos relacionados con su gestión.

En caso de empate el voto del Presidente decidirá.

ART. 27° - Podrán participar en calidad de Observadores ante el Congreso General cualquier asociado de los socios activos o adherentes.

 

CAPITULO VI

CONSEJO CENTRAL ARQUIDIOCESANO Y LA MESA EJECUTIVA

 ART. 28º - La Arquidiócesis estará dirigida y administrada por el Consejo Central compuesto de: un Presidente cuyo cargo será desempeñado por el Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis, un primer Vice-Presidente, un segundo Vice-Presidente, un Secretario, un Pro-Secretario, un Tesorero, un Pro-Tesorero y de tres a doce Vocales titulares. Habrá además de tres a doce Vocales suplentes. La composición del Consejo, en cuanto al número de Vocales titulares y suplentes, será definida por el Congreso en un previo punto de Orden del Día respectivo. Este Consejo Central se regirá por los presentes estatutos y una reglamentación especial que dictará a tal efecto el Congreso General. En el Consejo Central estarán representadas las asociaciones de toda la jurisdicción de la Arquidiócesis.

ART. 29º - Cuando el número de miembros del Consejo Central quede reducido a menos de la mayoría del total, habiendo sido llamados todos los suplentes a reemplazar a los titulares, los restantes deberán convocar dentro de los 90 días a Congreso General a los efectos de su integración.

En caso de vacancia total del Consejo Central sus funciones serán ejercidas supletoriamente por el Arzobispo y el Revisor de Cuentas, quienes deberán dentro de los quince días de producida la vacancia llamar a Congreso General Arquidiocesano el cual deberá realizase dentro de los noventa días de producida tal situación.

ART. 30° - El mandato de los miembros del Consejo Central durará dos años a partir de la fecha que fueron elegidos en Congreso General Ordinario, pudiendo ser reelectos. Podrá ser revocable en cualquier momento por decisión de un Congreso Arquidiocesano, constituido como mínimo por la mitad más uno de los socios con derecho a voto y la sanción de los 2/3 de los asistentes. En segunda convocatoria se hará con cualquier número de los socios presentes con derecho a voto y la decisión se adoptará con el voto favorable de los 2/3 de los socios presentes.

ART. 31º - Los miembros titulares y suplentes del Consejo Central y de la Comisión Revisora de Cuentas serán elegidos directamente en Congreso Arquidiocesano Ordinario. La elección será en votación secreta y por simple mayoría de los representantes de los socios presentes. Las listas de candidatos pueden ser presentadas hasta con 24 horas de anticipación al Congreso en que se realizará la elección.

ART. 32º - El Consejo Central tendrá sesiones ordinarias y extraordinarias. Las ordinarias como mínimo cada seis meses en las fechas que se fijen de antemano en su seno. Las extraordinarias cuando lo convoque su Presidente o lo soliciten por escrito por lo menos tres de sus miembros o el Revisor de Cuentas, debiendo en estos casos realizarse la reunión dentro de los 60 días hábiles de efectuada la solicitud.

La citación en los dos casos deberá practicarse por circulares al último domicilio registrado de cada uno de los consejeros de Consejo Central y de la entidad representada. Los miembros que faltaren a tres reuniones consecutivas o a cinco alternadas sin causa justificada, podrán ser separados de sus cargos, previa notificación.

El Consejo Central se constituirá con la mitad más uno de sus miembros y adoptará resoluciones por mayoría absoluta de los miembros presentes. En caso de empate el voto del Presidente decidirá.

ART. 33º  - Son deberes y atribuciones del Consejo Central:

a) Ejecutar las resoluciones del Consejo General Arquidiocesano. Cumplir y hacer cumplir este estatuto y los reglamentos.           

b) Ejercer en general todas aquellas funciones inherentes a la dirección, administración y representación de la Arquidiócesis, quedando facultada a este respecto para resolver por sí, los casos no previstos en este estatuto, interpretándolo con cargo de dar cuenta al Congreso más próximo que se celebre.

c) Convocar al Congreso General Arquidiocesano.

d) Resolver sobre la admisión, suspensión o exclusión de socios.

En el caso de medidas disciplinarias, se garantizará el ejercicio del derecho a defensa, pudiendo apelarse de la sanción para ante el primer Congreso que se celebre, dentro de los 15 días de notificado fehacientemente de aquella.

e) Crear o suprimir empleos, fijar su remuneración, adoptar las sanciones que correspondan a quienes lo ocupen, contratar todos los servicios que sean necesarios para el mejor logro de los fines sociales.

f) Presentar al Congreso General Ordinario la Memoria, Balance General, Inventario, Cuadro de Gastos y Recursos e Informe de la Comisión Revisora de Cuentas.

g) Elevar al Congreso para su aprobación las reglamentaciones internas a los efectos del mejor desenvolvimiento de sus finalidades las que deberán ser aprobadas por la Inspección General de Justicia, sin cuyo requisito no podrán entrar en vigencia.

h) Confeccionar el proyecto del presupuesto general bianual de la Arquidiócesis, debiendo considerar las medidas pertinentes para la obtención de los fondos necesarios y su adecuada administración, elevando el mismo al Congreso.

i) Podrá abrir cuentas corrientes bancarias y girar sobre ellas, con empréstitos, girar, aceptar y protestar letras de cambio, cheques y pagares, realizar operaciones de comercio exterior y todo acto jurídico necesario y conveniente para el mejor desempeño de sus funciones.

j) Acordar las distinciones y grados que se confieren a los miembros meritorios de la Arquidiócesis.

k) Cumplir y hacer cumplir el presupuesto arquidiocesano no pudiendo hacer distinto uso de los fondos presupuestados.

1) Confeccionar el reglamento de la Mesa Ejecutiva.

 

CAPITULO VII

DEL PRESIDENTE Y VICE-PRESIDENTE. DEL SECRETARIO Y PRO-SECRETARIO. DEL TESORERO Y PRO-TESORERO, VOCALES TITULARES Y SUPLENTES. DE LA MESA EJECUTIVA

 DEL PRESIDENTE Y VICE-PRESIDENTE:

ART. 34º - El Presidente, y en caso de licencia, renuncia, fallecimiento, vacancia transitoria o permanente, el primer Vice-Presidente, o en su defecto el segundo Vice-Presidente, tiene los deberes y atribuciones siguientes:

a) Convocar sesiones del Consejo Central y presidirlas, proponer puntos a tratar en el Orden del Día.

b) Tendrá derecho a voz y voto en las sesiones del Consejo Central, al igual que los demás miembros del cuerpo. Además en caso de empate decidirá.

e) Firmar con el Secretario las actas del Congreso y de Consejo Central, la correspondencia y todo documento de la Arquidiócesis.

d) Dirigir y mantener el orden y respeto debidos.

e) Velar por la buena marcha de la Arquidiócesis y su administración, observando y haciendo observar el estatuto, reglamentos y resoluciones del Congreso.

f) Suspender a cualquier empleado que no cumpla con sus obligaciones.

g) Representar a la Arquidiócesis en sus relaciones con las autoridades nacionales, provinciales, municipales y extranjeras.

h) Ejercer la administración de la Arquidiócesis, junto a los restantes miembros del Consejo Central. Autorizar con el Tesorero la cuenta de gastos firmando los recibos y demás documentos de la tesorería de acuerdo con lo resuelto por el Consejo.

i) No presta ni toma préstamos, no efectúa trueques ni empeños, no toma ni da prendas. Asimismo no podrá vender ningún bien inmueble pío (Iglesias) perteneciente a La Arquidiócesis sino por resolución del Congreso Arquidiocesano con el 75% de los votos de sus socios presentes y con la conformidad religiosa por escrito del Patriarca.

En caso de tratarse de venta de otros inmuebles solo podrá efectuarse en el caso de proponer nuevas inversiones y también en estos casos se requerirá resolución favorable del Congreso Arquidiocesano por mayoría absoluta de los socios presentes.

Tiene la supervisión general sobre los bienes y la disposición de los bienes píos, muebles propiedad de la Arquidiócesis.

j) Visitar por lo menos una vez al año cada una de las Iglesias dentro de la jurisdicción de la Arquidiócesis.

 

DEL SECRETARIO Y PRO-SECRETARIO:

ART. 35º - El Secretario y, en caso de renuncia, fallecimiento, ausencia o enfermedad, el Pro-Secretario, hasta el primer Congreso General Ordinario, que designará su reemplazante definitivo, tiene los siguientes derechos y obligaciones:

a) Asistir a los Congresos y sesiones del Consejo Central redactando las actas respectivas, las que asentará en el libro correspondiente y firmará con el Presidente.

b) Firmar con el Presidente la correspondencia y todo otro documento de la Arquidiócesis.

c) Convocar a las sesiones del Consejo Central.

d) Llevar el Libro de Actas de sesiones de Congresos y Consejo Central.

e) Autorizar con el Tesorero las rendiciones de gastos de acuerdo con lo resuelto por el Consejo Central.

 

DEL TESORERO Y PRO-TESORERO:

ART. 36º - El Tesorero y, en caso de renuncia, fallecimiento, ausencia o enfermedad, el Pro-Tesorero, hasta el primer Congreso General Ordinario, que designará su reemplazante definitivo, tiene los siguientes derechos y obligaciones:

a) Llevar de acuerdo con el Secretario el registro de asociados.

b) Llevar los libros de contabilidad.

c) Presentar anualmente al Consejo Central el Inventario, Balance General y Cuadro de Gastos y Recursos, que deberán ser sometidos a la aprobación del Consejo Central para su presentación y aprobación definitiva ante el Congreso General Ordinario, previo dictamen de la Comisión Revisora de Cuentas.

d) Firmar los recibos y demás documentos de tesorería, efectuando los pagos resueltos por el Consejo Central, los que deberán ajustarse estrictamente a las partidas presupuestarias.

e) Efectuar en los bancos oficiales o particulares a nombre de la Arquidiócesis y a la orden conjunta de dos miembros del Presidente o Vice-Presidente primero y Tesorero o Pro-Tesorero, los depósitos de dinero ingresados a la caja social, pudiendo retener en la misma hasta la suma que anualmente determine el Congreso, a los efectos de pagos ordinarios y de urgencia.

f) Dar cuenta del estado económico de la Arquidiócesis al Consejo Central y a la Comisión Revisora de Cuentas toda vez que la exijan.

g) Los giros, cheques u otros documentos para la extracción de fondos deben ser firmados por los miembros del Consejo autorizados en el inciso e) de este artículo.

h) Preparar el anteproyecto de presupuesto bienal de la Arquidiócesis.

 

VOCALES TITULARES Y SUPLENTES:

ART. 37° - Corresponde a los Vocales titulares:

a) Asistir con voz a los Congresos y sesiones del Consejo Central.

b) Desempeñar las comisiones y tareas que el Consejo Central le confía.

c) Ocupar las vacancias ocurridas en los cargos de Vice-Presidente, Secretario, Pro-Secretario, Tesorero y Pro-Tesorero.

Corresponde a los Vocales suplentes: a) reemplazar por orden de lista a los titulares hasta el próximo Congreso General Ordinario en caso de renuncia, ausencia o enfermedad o cualquier otro impedimento que cause la separación permanente de un titular. b) podrán concurrir a las sesiones del Consejo Central con derecho a voz pero no a voto. No será computable su asistencia a los efectos del quórum.

 

DE LA MESA EJECUTIVA:

ART. 38° - El Consejo Central, podrá delegar a la mesa Ejecutiva la gestión y atención de todos los asuntos de carácter administrativo inherentes a la buena marcha de la Arquidiócesis. La Mesa Ejecutiva estará integrada por el Vice-Presidente 1°, el Secretario y el Tesorero, los que durarán en sus cargos dos años pudiendo ser reelectos.

ART. 39° - Se procurará integrar la Mesa Ejecutiva con miembros domiciliados en una misma jurisdicción y en forma rotativa.

ART. 40º - La Mesa Ejecutiva deberá tomar las resoluciones que revistan carácter de urgentes y resolver las situaciones imprevistas, debiendo rendir cuenta de su gestión ante la primera reunión de Consejo.

ART. 41º - La Mesa Ejecutiva se reunirá en sesión cuantas veces crea conveniente, convocadas por su Presidente o dos de sus miembros. Al convocarse la reunión se fiará fecha, lugar y orden del día. El quórum de la Mesa Ejecutiva estará constituido por dos de sus miembros. Los acuerdos se tomarán por mayoría absoluta de los presentes.

 

CAPITULO VIII

COMISIÓN REVISORA DE CUENTAS

 ART. 42º- La Comisión Revisora de Cuentas estará compuesta por un miembro titular y un suplente, y durarán en sus mandatos dos años, pudiendo ser reelectos. El revisor suplente reemplazará al titular y en caso de vacancia total del cuerpo se convocará por el Consejo Central a Congreso General Extraordinario para elegir el reemplazante a fin de cubrir el mandato que faltare cumplir al reemplazado.

ART. 43º - Son deberes de la Comisión Revisora de Cuentos:

a) Examinar los libros y documentos de la Arquidiócesis por lo menos cada cuatro meses.

b) Asistir con voz a las sesiones del órgano directivo cuando lo considere conveniente.

c) Fiscalizar la administración comprobando frecuentemente el estado de la caja y la existencia de los títulos, acciones y valores de toda especie.

d) Dictaminar sobre la memoria, inventario, balance general, cuenta de gastos y recursos presentados por el Consejo Central.

e) Convocar a Congreso General Ordinario cuando lo omitiere hacer el órgano directivo.

Convocar a Congreso Extraordinario cuando lo juzgue necesario, poniendo los antecedentes que fundamenten su pedido a la Inspección General de Justicia, cuando se negare a ello el Consejo Central, a efectos de su convocatoria.

g) Fiscalizar el cumplimiento del presupuesto e informar por lo menos una vez al año a los socios activos.

La Comisión Revisora de Cuentas cuidará de ejercer sus funciones de modo que no entorpezca la regularidad de la administración social.

 

CAPITULO IX

REFORMA DE ESTATUTOS. DISOLUCIÓN

 ART. 44º - Estos estatutos podrán reformarse con el voto favorable de los 2/3 de los socios presentes en un congreso convocado al efecto y constituido con la asistencia como mínimo de 66% de los socios con derecho a voto.

En segunda convocatoria se hará con la mitad más uno de los socios con derecho a voto y con el voto de los 2/3 de los socios presentes.

En todos los casos, el Arzobispo será instancia necesaria en lo atinente al orden espiritual eventualmente involucrado en los proyectos de reforma.

ART. 45º - El Congreso Arquidiocesano podrá resolver la disolución de la Arquidiócesis mientras exista el Arzobispado y número de asociaciones que posibiliten el regular funcionamiento de los órganos sociales que estén dispuestos a sostener la continuidad institucional, quienes en tal caso se comprometerán a preservar en el cumplimiento de los objetivos sociales.

En caso de efectuarse la disolución se designarán los liquidadores que podrán ser el o los socios activos que el Congreso resuelva. Una vez pagadas las deudas sociales el remanente de los bienes se destinará a una o más entidades de bien público con naturaleza afín, con personería jurídica, domicilio en el país y exenta de todo gravamen en el orden nacional, provincial, municipal, que el respectivo Congreso General designe.

ART. 46º - Las modificaciones podrán ser propuestas por el Consejo Central o cualquier socio activo. La mesa Ejecutiva deberá recibir las propuestas con cuatro meses de anticipación al Congreso en que habrán de tratarse. La Mesa Ejecutiva remitirá para su estudio copia de las modificaciones propuestas a todos los socios de la Arquidiócesis, con dos meses de anticipación al Congreso en que habrán de tratarse.

 

CAPITULO X

DISPOSICIONES GENERALES Y TRANSITORIAS

 ART. 47º - En todas las materias que estos Estatutos omitan en el orden religioso o interno regirán las disposiciones, cánones y reglamentos vigentes en el Patriarcado Ortodoxo de Antioquía y todo Oriente y en el orden legal, las leyes del país.

ART. 48º - Se entenderán incorporados a estos estatutos el Reglamento del mismo y los preceptos legales referentes a los clérigos, cultos y confesiones religiosas del país.

 

REGLAMENTO

REGLAMENTO DEL ESTATUTO DE LA ARQUIDIÓCESIS CATÓLICA APOSTÓLICA ORTODOXA DE ANTIOQUIA EN LA REPUBLICA ARGENTINA

 

I. DEL NOMBRE Y SEDE DE LA ARQUIDIÓCESIS:

ART. 1 - La Arquidiócesis se denominará: “Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina - Asociación Civil” Esta Arquidiócesis forma parte del Patriarcado Greco- Ortodoxo de Antioquía y por consiguiente pertenece a la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa, fundada por nuestro Señor Jesucristo, vivificada por el Espíritu Santo y establecida en el mundo por los Santos Apóstoles, en particular por Pedro y Pablo.

La Santa Iglesia Greco-Ortodoxa de Antioquia es una Iglesia apostólica autocéfala ligada a las demás Iglesias Ortodoxas en la unidad de la fe, los sacramentos y la tradición eclesiástica.

La Santa Iglesia Ortodoxa es depositaria de la gracia y de los medios de salvación de las almas y su formalidad es continuar la obra de Redención y conducir al género humano al reino de Dios.

ART. 2 - La Doctrina, Fe y Cánones serán los que la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa ha profesado eclesiástica e históricamente.

ART. 3 - La creación de esta Arquidiócesis obedece al propósito de conservar la unidad espiritual, consolidar las realizaciones y asuntos religiosos, afianzar los lazos de armonía y amor entre las Iglesias Ortodoxas y Administraciones Religiosas en Argentina, difundir la Fe, profesar la Buena Nueva oficiando los servicios religiosos espirituales, y los santos sacramentos. Asimismo es propósito de la Arquidiócesis difundir la educación religiosa de acuerdo con la Doctrina, los Ritos, las Leyes, la Fe y todas las Tradiciones Eclesiásticas adoptadas y practicadas por la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa.

 

II. - DE SUS INTEGRANTES

  1. DEL PRELADO

ART. 4 - La Arquidiócesis tiene como máxima autoridad espiritual y eclesiástica al prelado (Arzobispo Metropolitano, Arzobispo y Obispo), nombrado y elegido por el Santo Sínodo, lo que debe constar en Carta de Nombramiento (Praxis), firmada y sellada por su Beatitud el Patriarca en nombre del Santo Sínodo de ese Patriarcado.

El Pastor de la Arquidiócesis lleva el titulo de “Arzobispo de Buenos Aires y de toda la Argentina” y su firma deberá quedar registrada en el Registro Nacional de Cultos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

El Arzobispo es Pastor de la Arquidiócesis, símbolo de su unicidad, instrumento de su vinculación en La sociedad de la Iglesia. Es su representante oficial ante el Estado.

Los Obispos son los sucesores ininterrumpidos de los Apóstoles y son colocados a la cabeza de determinadas regiones (Arquidiócesis) como centro de unidad, servicio y coordinación de las diversas actividades del pueblo de Dios para la edificación del cuerpo místico de Cristo. Ellos rigen su diócesis con autoridad ordinaria, de acuerdo a las normas generales y los cánones de la Iglesia Ortodoxa.

ART. 5- El Arzobispo u Obispo puede ayudase de la colaboración de otro u otros obispos que hayan sido designados por el Patriarcado, cuando sea necesario, en calidad de auxiliares.

Colaboran, además, en la administración espiritual de la Arquidiócesis, la Curia Episcopal, el Vicario General, los Vicarios y Decanos regionales, los Consultores Arquidiocesanos, los Párrocos y Vicarios parroquiales, los rectores de parroquias o Iglesias, sin perjuicio de las tareas seculares que se les encomienden.

ART. 6- a) Aunque el Arzobispo tenga un auxiliar, está obligado a residir en la Diócesis.

b) Además de las visitas a la Sede Patriarcal, o la asistencia a los Sínodos, Concilios, Reuniones a que deba asistir, podrá ausentarse, por una razón justa, como máximo un mes continuo alternado, siempre y cuando prevea que, con su ausencia, la Arquidiócesis no sufra ningún detrimento.

o) Para conservar la recta fe ortodoxa, proteger las buenas costumbres, corregir las malas, promover la paz, la piedad y la disciplina en el Clero y el pueblo y ocuparse de todo lo que las circunstancias aconsejen para el bien de la religión, el Arzobispo tiene la obligación de visitar cada año las Parroquias. Si está legítimamente imposibilitado, deberá recorrerlas, en su nombre, el Vicario General o el Obispo Auxiliar.

d) En la visita deberá ocuparse de las personas, cosas y lugares sagrados, sin exclusión alguna. Deberá enterarse también de la marcha económica de las instituciones, del decoroso sostenimiento del Clero, de la atención espiritual de los fieles, de la pureza de la Liturgia y de corregir los abusos; predicará frecuentemente la palabra de Dios y congregará a los fieles.

e) El Arzobispo debe proceder en sus visitas en forma paternal, pero, cuando las circunstancias lo exijan, nada debe evitar que actúe con todo el rigor que indican las leyes canónicas.

ART. 7 - El Arzobispo de la Arquidiócesis es Presidente del Congreso Arquidiocesano, del Consejo Central, y de la Mesa Ejecutiva, ad-referéndum de la mayoría simple de los presentes de dichos Órganos.

Asimismo, podrá asistir a las reuniones de cualquier organismo de las entidades Arquidiocesanas con derecho a voz y voto. El Arzobispo presidirá todas las sesiones y reuniones a que asista.

Los sacerdotes son los representantes permanentes del Arzobispo en las asociaciones religiosas y seculares de las parroquias o misiones en las que fueran designados.

ART. 8 - El Arzobispo tendrá todas las facultades de administrar y disponer en lo relativo a la Curia y Oficinas Arquidiocesanas, salvo en lo que se refiere a venta de inmuebles. El financiamiento de su gestión podrá provenir, tanto de recursos aprobados en el presupuesto general de la Arquidiócesis, como de otras fuentes directas. En todo caso las remuneraciones del Arzobispo, de los clérigos, empleados y funcionarios como los gastos generales y el mantenimiento de las oficinas deberán preverse en el Presupuesto General.

Sus derechos y obligaciones, además de los de estos Reglamentos y Estatutos, son los que establecen los cánones eclesiásticos y las normas reglamentarias vigentes en el Patriarcado y en la República.

ART. 9 - Corresponde además al Arzobispo, en todo lo atinente a lo espiritual:

- Refrendar los decretos, resoluciones, reglamentos y normas que estime convenientes, sin perjuicio de las facultades que competen a los órganos de a Arquidiócesis.

- Refrendar los decretos necesarios para formalizar los acuerdos generales y normativos del Consejo Central o Comité Directivo; o los que recomiende el Congreso.

- Resolver los conflictos de competencia que pue4an suscitarse ente autoridades, clérigos y organismo.

- Delegar funciones específicas.

- Ejercer las facultades de dirección y administración en los Asuntos Arquidiocesanos que no estén expresamente atribuidos a otro organismo o autoridad. Autorizar la asociación o participación oficial con otras entidades.

 

b. DE LOS CLÉRIGOS

ART. 10 - Forman parte del clero:

a) los que han recibido las Ordenes Sagradas Mayores, a saber: Obispos (Metropolitanos, Arzobispos. Vicario Patriarcal), Presbíteros y Diáconos.

b) los que han recibido las Ordenes Sagradas Menores, a saber: Subdiáconos, lectores, salmistas, acólitos y cantores.

c) los que han recibido el orden monacal mayor o menor monjes, monjas y novicios.

ART. 11 - En lo relativo a la elección, ordenación, derechos y obligaciones y disciplinas del clero se está a lo establecido en los cánones del Patriarcado.

ART. 12 - Todos los clérigos de la Arquidiócesis son responsables ante el Arzobispo de ella y lo reconocen como su Jefe Espiritual.

ART. 13 - El Arzobispo de la Arquidiócesis establece un Cabildo diocesano para asesorarse en la administración de los asuntos del clero. Si se produjere la vacancia de la Sede y no estuviese provista de Vicarios, corresponde al Cabildo, designar un Vicario Capitular para administrarla hasta que el Patriarcado designe el Administrador Apostólico o lo provea.

ART. 14- El Arzobispo podrá designar un Vicario General de la Arquidiócesis de entre los miembros del clero que han recibido el orden sacerdotal. El Vicario General lo ayudará en sus tareas espirituales y administrativas y le reemplazará en caso de ausencia, impedimentos o enfermedad, renuncia o fallecimiento. En el caso de fallecimiento o retiro definitivo, el Vicario General administrará la Arquidiócesis hasta que el Patriarcado designe el Administrador Apostólico y/o se elija el sucesor. Para este efecto se estará a lo establecido en los cánones del Patriarcado.

ART. 15- El Arzobispo de la Arquidiócesis podrá designar además Vicarios regionales o Decanos que colaborarán con el Vicario General y el prelado en las actividades, conducta y obras del clero, visitando y manteniendo correspondencia con los clérigos de su circunscripción.

ART. 16 - El Arzobispo designará los superiores de Monasterios, seminarios, conventos y comunidades. Estas se regirán de acuerdo al reglamento de cada comunidad, el que deberá ser sancionado por el prelado.

ART. 17. - Los clérigos de la Arquidiócesis podrán acogerse a las normas previsionales que existan o existirán a nivel nacional.

ART. 18 - Conforme al rango que invisten, a los dignatarios y los clérigos en general, le serán aplicables las disposiciones legales y protocolares que se contemplan para ellos, en especial para el prelado en su calidad de tal, como de primado.

ART. 19 - Asimismo se les aplicarán las disposiciones legales referentes a derechos de fuero y competencia de los tribunales que rijan en estas materias.

ART. 20 - En los casos de muerte de un clérigo célibe que tiene bienes que son fruto de contribuciones de la comunidad, los mismos pasan a formar parte del patrimonio de la “Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina.”

En los casos de muerte de clérigo casado se ajustará a la legislación nacional vigente en la República Argentina para la sucesión de los bienes de su propiedad, salvo los referidos a bienes religiosos que pertenezcan a la Arquidiócesis fruto de contribuciones de la comunidad.

ART. 21 - Los sacerdotes deben apartarse de todo lo que disienta con el estado clerical. No deben practicar juegos de azar, u otros juegos apostando dinero; no lleven armas, no vayan a lugares indecorosos.

ART. 22 - a) Debe tenerlos libros parroquiales al día: el libro de bautismos, matrimonios, defunciones; tratará también de confeccionar una guía con los nombres de los parroquianos. Estos libros deberán ser cuidadosamente revisados por el Arzobispo Metropolitano o su Delegado en la visita anual.

b) En el libro de bautismos anótese si el bautizado hubiere contraído matrimonio o si hubiere recibido algún orden sagrado.

c) Cada año el Párroco debe enviar una auténtica copia de dichos libros al Arzobispado.

ART. 23 - El Párroco administra los Sacramentos a los flejes. Deben conocer a su rebaño y corregir prudentemente a los pecadores, tratar y ayudar fraternalmente a los pobres y más necesitados y, sobre todo, debe poner el mayor énfasis en la educación cristiana ortodoxa de los niños.

 

c. DE LOS LAICOS

ART. 24- Son laicos de la Arquidiócesis todos los cristianos ortodoxos residentes en el país que han sido debidamente bautizados en la Fe y de acuerdo a los ritos y prácticas de la Iglesia Ortodoxa y que viven y participan en el culto y los sacramentos de la Iglesia y unen espiritualmente a dicho Patriarcado.

 

d. DE LAS ENTIDADES

ART. 25 -Forman parte de la Arquidiócesis:

a) las siguientes Entidades religiosas:

- el Obispado, la Catedral, las parroquias, capillas, misiones, congregaciones, conventos, seminarios, comunidades

b) las Entidades seculares constituidas:

- los Consejos o Centros ortodoxos, asociaciones de Damas Ortodoxas, Unión de Juventudes, Sociedades benéficas, mutuales, fundaciones, colegios, centros educacionales y otras entidades afines.

Las Entidades religiosas que señala el literal a) se regirán por las disposiciones y normas canónicas.

 

III. DE LAS PARROQUIAS Y COMUNIDADES

 

ART. 26- Los fieles se agruparán en parroquias o comunidades cuya dirección espiritual estará a cargo de un sacerdote párroco.

La dirección espiritual de las parroquias, comunidades y misiones corresponderá a clérigos designados por el Arzobispo a proposición de los fieles.

En el caso de las parroquias, el sacerdote torna el título de párroco y si existiere un segundo sacerdote o sustituto del titular sería el Vicario parroquial y si hubiere varios sacerdotes, uno, entre ellos, será designado su rector y párroco titular por el Arzobispo.

ART. 27 - Las parroquias son las circunscripciones territoriales menores debidamente autorizadas por el Arzobispo para la atención espiritual de los fieles. En caso de no existir parroquias podrán agruparse en comunidades eclesiásticas y misiones.

ART. 28 - Corresponde al Arzobispo la autorización y creación de las parroquias y comunidades. Asimismo, el Arzobispo autorizará por escrito a los sacerdotes para que tomen a su cargo las capellanías que se establezcan, como también a los clérigos que sean encargados de las misiones.

ART. 29- La administración de los asuntos seculares de las parroquias o comunidades corresponderán a las entidades seculares que se formen rigiéndose por los Estatutos que, al efecto se dicten, debiendo ser concordantes con las presentes reglamentaciones y Estatuto de a Arquidiócesis.

ART. 30- Las Comisiones o comités parroquiales correspondientes a las entidades seculares podrán reunir en su seno, en forma conjunta, a las mujeres, hombres y jóvenes. De este modo las Comisiones parroquiales deberán adecuar sus actuales disposiciones a esta norma general.

ART. 31 - Los órganos de las entidades seculares o religiosas deberán contar como mínimo con un Presidente, un Vice-Presidente, un Secretario y, si fuese necesario, un Tesorero, sin perjuicio de los otros cargos que se den según lo establezcan sus respectivos reglamentos conforme al Estatuto de la Arquidiócesis.

ART. 32 - El rector o párroco, asegura la dirección espiritual de los feligreses, vela para que el culto divino se celebre en la Iglesia con la devoción y esplendor adecuado conforme a las rúbricas (typicon) y para que las necesidades espirituales de aquellos sean satisfecha oportuna y esmeradamente. Asimismo vela por el comportamiento moral y el desarrollo de las buenas costumbres en la Iglesia parroquial. Tiene a su cargo el clero menor y cuida del buen estado de los objetos del culto y cumple las instrucciones que haya recibido del prelado.

En cada parroquia se propondrá formar dentro de las comisiones Parroquiales, subcomisiones de la juventud, para fomentar el desarrollo moral y religioso como buenos hijos de la Iglesia, de la familia y de la patria.

ART. 33 - El nombre del arzobispo será mencionado en todos los oficios y servicios, según lo indicado en las rúbricas rituales.

ART. 34 - Las parroquias y comunidades deberán presentar anualmente a la Arquidiócesis una memoria de sus actividades.

ART. 35 - La apertura de los Registros que se lleven en las parroquias o comunidades, tales como: libros de actas de matrimonios, de bautizo de los feligreses, etc., serán supervisados por la Arquidiócesis. Todos los datos de los actos que constan en ellos serán remitidos en copia íntegra a la Arquidiócesis. Los certificados que otorguen las parroquias o comunidades se extenderán de acuerdo a la forma que el Arzobispo establezca y según lo establece el Art. 22 de este Reglamento.

ART. 36 - Serán sometidas al Arzobispo de la Arquidiócesis todas las dudas que surjan en el seno de una parroquia como los diferendos y proposiciones de alejamiento que se tengan con un clérigo por parte de los fieles de una parroquia o comunidad.

ART. 37 - Las parroquias contribuirán al sostenimiento material de la Arquidiócesis de acuerdo a las normas que en esta materia acuerde el Congreso General.

 

IV. DEL TRIBUNAL ARQUIDIOCESANO:

 

ART. 38 - Se crea el Tribunal Arquidiocesano con el objeto de pronunciarse en lo relativo a la disciplina del clero y de los asuntos espirituales de los feligreses en general. Está integrado por seis miembros titulares y cuatro suplentes. El mandato de sus miembros durará dos años a partir de la fecha en que fueron elegidos en el Congreso General Ordinario a propuesta del Arzobispo y podrán ser reelectos.

De las resoluciones y sentencias de este tribunal podrá apelarse al Tribunal del Patriarcado dentro de los plazos correspondientes.

El Tribunal funcionará dividido en dos salas, una para los asuntos arquidiocesanos y otra denominada Tribunal de Disciplina Eclesiástico para atender la disputa de los clérigos. Cada una de ellas estará integrada por lo menos por tres miembros. En el supuesto de aplicación de la sanción de exclusión o excomunión se analizará exclusivamente en el Tribunal de Disciplina Eclesiástico.

ART. 39- Será función del tribunal:

a) Sustanciar los sumarios por violación a los cánones religiosos y normas éstas que rijan la Santa Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa.

b) Aplicar las sanciones para las que esté facultado.

c) Dictaminar, informar y opinar cuando ello le sea requerido por el Arzobispo Metropolitano.

d) Rendir al Congreso General, por medio del Consejo Central, un detallado informe de las causas sustanciadas y sus resultados.

ART. 40 - El Congreso General reglamentará, conforme a las normas del Patriarcado, el procedimiento a que se ajustará el Tribunal Arquidiocesano.

 

Ministerio de Educación y Justicia

Secretaría de Justicia

Inspección General de Justicia

 

BUENOS AIRES, 10 de octubre de 1989

 

VISTO: el expediente C-1.5O6.115 en el que se solicita autorización para funcionar con carácter de persona jurídica a la Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en la República Argentina - Asociación Civil” y aprobación del Reglamento interno, atento a que la entidad satisface los requisitos establecidos por el Art. 33.inciso 1) 2da del Código Civil, lo dictaminado por el Departamento Asociaciones Civiles y Fundaciones y/o dispuesto por el Art. l de la Ley 22.315.

 

EL INSPECTOR GENERAL DE JUSTICIA

RESUELVE:

Artículo 1º: Autorizase para funcionar con carácter de persona jurídica a la “Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia en la República Argentina - Asociación Civil”, constituida el 12 de junio de 1988, y apruébase su estatuto de fs. 44 a fs. 53.

Artículo 2º: Apruébase, en las condiciones indicadas en las piezas obrantes de fs. 17 a fs. 24 vta., con las modificaciones de fs. 54 vta., el Reglamento Interno.

Artículo 3º: Regístrese. Notifíquese y expídase testimonio si es requerido. Oportunamente, archívese.

 RESOLUCIÓN I.G.J. Nº: 000792 

RAFAEL J. L. VACCANI

Inspector General

Despacho General de Justicia

 


Socios Fundadores de la Arquidiócesis

Nómina Honorífica de Socios Adherentes de la Arquidiócesis incorporados en el Acto Fundacional