Traducción del edicto Patriarcal

Patriarcado Ortodoxo de Antioquía y todo Oriente

En la misericordia del Dios Altísimo

Ignacio IV Patriarca de Antioquia y todo Oriente

Nosotros designamos por este honorable edicto patriarcal al todo purísimo y venerable, el querido hermano, el Sr. Samer (Siluan) Muci hijo de Jaudat Moussi y de Souad Georges, Arzobispo canónico para la Arquidiócesis protegida por Dios de Buenos Aires y toda la Argentina y le conferimos todos los derechos concedidos a los arzobispos de la Santa Sede Antioquena. A él le hemos otorgado y permitido que realice todo lo propio de los arzobispos sin impedimento alguno. Los piadosos sacerdotes de la Arquidiócesis deberán conmemorar su nombre en todo servicio espiritual y observar sus órdenes pastorales. Él partirá acompañado de este edicto, de nuestras oraciones y de nuestro consentimiento a su Arquidiócesis que Dios protege y que le fue concedida por la gracia de Dios santísimo, por disposición del Santo Sínodo Antioqueno y por la aprobación de este humilde siervo. Deberá administrar todas las propiedades y pertenencias de la Iglesia, las eclesiásticas y las no eclesiásticas que formen parte de las propiedades, sean éstas permanentes o transitorias, según los reglamentos y las leyes en vigencia. Deberá ser modelo para todos con su buen ejemplo, llegando a ser todo a todos para ganar a muchos o a todos y para ofrecerlos a Dios como su propio pueblo. Lo que bendiga que sea bendito y lo que aleje y separe que sea alejado y separado, porque la gracia de Dios que se le dio a este humilde siervo es la que actúa en nuestro hermano el arzobispo Samer (Siluan) Muci hijo de Jaudat Moussi y de Souad Georges quien comparte con nosotros el ministerio.

Por ello, los sacerdotes y el pueblo deben prodigarle todo honor y consideración, corresponderlo con el debido amor y cortesía, ser obedientes y sumisos a sus órdenes y conmemorar su nombre en el sacerdocio en la Divina Liturgia y en todos los oficios. Deben considerarlo padre espiritual, pastor, maestro, juez y administrador que se preocupa por la salvación de sus almas y que vela por su guardia y protección. Por lo tanto, nadie deberá oponerse a su autoridad y designio ni contradecir sus órdenes y proscripciones que haga según los mandamientos divinos y los decretos canónicos porque todo el honor y el respeto que le corresponde, parte de nosotros, nos llega a nosotros y a través de nuestra humilde persona a Dios mismo, siempre alabado y altísimo.

Para esclarecer estas órdenes y corroborarlas ha sido emitido de nuestra humilde parte el presente edicto a fin de que actúe como tal, y le ha sido entregado a nuestro querido y virtuoso hermano en el Señor, Samer (Siluan) Muci hijo de Jaudat Moussi y de Souad Georges, Metropolita de Buenos Aires y toda la Argentina.

Emitido el 15 de Octubre del 2006 de la Encarnación Divina, en la sede patriarcal en la ciudad de Damasco.

Ignacio IV

Patriarca de Antioquia

y Todo Oriente