Nuestro Venerable Padre Sabbati de Solovetsky, el milagroso