Solemne conmemoración de San Pedro y San Pablo

1 Julio 2012

Un testimonio de fe y de solidaridad

“…Gozándose en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, 
contribuyendo para las necesidades de los santos”
(Rom 11:12-13)

Mensaje Pastoral de S.E.R. Metropolita Siluan
por la conmemoración de los fundadores del Patriarcado de Antioquía
San Pedro y San Pablo

 

Queridos y estimados hijos en nuestro Señor,

Clero y fieles de nuestra querida Iglesia en Argentina,

Todos nosotros aprendemos en la vida lecciones que nos sorprenden. Con motivo de la conmemoración de los fundadores de nuestro Patriarcado, San Pedro y San Pablo, quiero compartir este testimonio relativo al tema de la situación humanitaria en Siria y la colecta a favor de los damnificados sirios que nuestra Iglesia llevó a cabo en Argentina.

Tengo que confesar que no sabía qué hacer cuando recibí la carta de nuestro Patriarca en la que él solicitaba nuestro apoyo económico a fin de palear la situación humanitaria que enfrentaban muchos sirios y en la cual el Patriarcado ejercía el rol del buen samaritano.

Pensando en nuestra situación en Argentina, nos encontramos entre dos necesidades: la nuestra y la del Patriarcado, ambas de suma prioridad. Mientras tanto, se presentó una nueva situación, las de familias sirias y egipcias que llegaban a Buenos Aires para instalarse aquí, y que, a su vez, necesitaban también de nuestro apoyo.

Los primeros en dar una luz decisiva sobre el tema de la colecta fueron los sacerdotes en la reunión del clero en Córdoba, basándose en tres aspectos importantes: hay gente que quiere ayudar y aportar; muchos creen que nuestro Patriarcado ha demostrado que no hace distinciones entre los necesitados, y confían que nuestra Iglesia hará llegar todo lo recaudado a los necesitados.

Es así que el Viernes Santo se leyó en nuestras Iglesias la carta pastoral donde se anunciaba la colecta a favor de los sirios damnificados. Desde entonces se multiplicaron, según las provincias, señales de solidaridad, simbólicos, pero importantes y significativos.

En las parroquias no faltaron ni celo ni ganas para realizar eventos destinados para la colecta. Tanto en la organización de Té o Cenas, como en la venta de bonos contribución, la colecta salió del ámbito parroquial para ser una expresión de solidaridad muy preciosa: aportaron descendientes tanto de sirios como de libaneses, pero también argentinos; aportaron musulmanes y cristianos; colaboraron instituciones de la colectividad, pero también Iglesias protestantes y romanas, en especial la Iglesia Maronita.

Ese testimonio conmueve por su expresión solidaria que unió y reunió a todos bajo la bandera del buen samaritano. Eso en sí es un gran mensaje de esperanza para nosotros en Argentina: poder dar juntos un mismo testimonio; discernir el bien y colaborar en ello; dejar de ser críticos e indiferentes y poner las manos en el arado junto a los demás; confiar en que poniendo nuestra buena voluntad es posible hacer milagros.

Es cierto que lo recaudado de la colecta es simbólico, pero tendrá el mejor sentido para los que lo recibirán. Además, ayudará al buen samaritano en seguir realizando su misión humanitaria. Es loable destacar que muchas iglesias, organizaciones e instituciones locales e internacionales, cristianas y musulmanas, han depositado su confianza en nuestro Patriarcado en el tema de conferir la ayuda a los necesitados, por haber demostrado eficiencia y organización, además de tener una larga experiencia en manejar situaciones similares tal como lo sucedido en la recepción de más de un millón de refugiados iraquíes en Siria.

Todo ello tiene una faz humana, pero también tiene un sentido que trasciende la frontera de lo humano. Por una parte, somos responsables de nuestro destino y de la manera de realizar nuestra vida; depende de nosotros construir una sociedad donde los hombres conviven en paz, y aportar nuestro grano de arena a este proyecto. Y por otra parte, como Iglesia y miembros de ella, hemos de ofrecer otro testimonio: el de ser “sal de la tierra” (Mt 5:13) y dar “sabor” a la vida (Mc 9:49-50). Pues, no se trata sólo de un testimonio de solidaridad humana, - eso es lo menos que debemos hacer -, sino de un testimonio de fe en el Señor, testimonio de “mártires”, en el sentido literal y también metafórico, al igual del testimonio del cual somos herederos: “…y los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquía”, quienes, además de aportar la luz de la fe cristiana al mundo, fueron los primeros en ayudar a los “santos en Jerusalén” en peligro de “una gran hambre” (Hec 11:26; 27-30).

En ese período en que celebramos la memoria de los fundadores de nuestro Patriarcado, San Pedro y San Pablo, saludamos a los “mártires”, tanto a quienes reparten la ayuda por su valentía y benevolencia, como a quienes la necesitan y la reciben por su paciencia y esperanza. Nos sentimos honrados y bendecidos por la buena voluntad que se manifestó en Argentina, y también por el testimonio de ser “sal de la tierra” que se vive en Siria.

En nombre de todos, agradecemos a nuestro Patriarca, Su Beatitud Ignacio IV, por habernos dado la posibilidad de contribuir simbólicamente en los esfuerzos sobrehumanos que se llevan a cabo, meditando en la exhortación de San Pablo: “El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo malo, aplicándose a lo bueno. Sean afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, dándose preferencia unos a otros. No sean perezosos en lo que requiere diligencia. Sean fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, gozándose en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad” (Rom 11:9-13). Amén.

+ Metropolita Siluan

 

Tropario de la Resurrección (Tono 3) 

Que se alegren los celestiales, y que se regocijen los terrenales, porque el Señor desplegó la fuerza de Su brazo, pisoteando la  muerte con Su muerte y siendo el primogénito de entre los  muertos nos salvó de las entrañas del Hades y concedió al mundo la gran misericordia. 

 

Tropario de San Pedro y San Pablo (Tono 4)

¡Principales en las sedes de los Apóstoles y maestros del universo! Interceded ante el Señor de todos, que otorgue la paz al mundo y a nuestras almas la gran misericordia.

 
Kontakion (Tono 4)

Oh Protectora de los cristianos indesairable; Mediadora ante el Creador irrechazable: no desprecies las súplicas de nosotros, pecadores, sino acude a auxiliarnos, como bondadosa, a los que te invocamos con fe. Sé presta en intervenir y apresúrate con la súplica, oh Madre de Dios, que siempre proteges a los que te honran

 

Segunda carta a los Corintios (11:21-12:9)

Hermanos: en cualquier cosa en que alguien presumiere, es una locura lo que digo, también presumo yo. ¿Qué, son hebreos? También yo lo soy. ¿Que son israelitas? ¡También yo! ¿Son descendencia de Abrahán? ¡También yo! ¿Ministros de Cristo? -¡Digo una locura!- ¡Yo más que ellos! Más en trabajos; más en cárceles; muchísimo más en azotes; en peligros de muerte, muchas veces. Cinco veces recibí de los judíos los cuarenta azotes menos uno. Tres veces fui azotado con varas; una vez lapidado; tres veces naufragué; un día y una noche pasé en alta mar. Viajes frecuentes; peligros de ríos; peligros de salteadores; peligros de los de mi raza; peligros de los gentiles; peligros en ciudad; peligros en despoblado; peligros por mar; peligros entre falsos hermanos; trabajos y fatigas; noches sin dormir, muchas veces; hambre y sed; muchos días sin comer; frío y desnudez. Y aparte de otras cosas, mi responsabilidad diaria: la preocupación por todas las Iglesias. ¿Quién desfallece sin que desfallezca yo? ¿Quién sufre escándalo sin que yo me abrase? Si hay que gloriarse, en mi flaqueza me gloriaré. El Dios, Padre del Señor Jesús, ¡bendito sea por todos los siglos!, sabe que no miento. En Damasco, el etnarca del rey Aretas tenía puesta guardia en la ciudad de los damascenos con el fin de prenderme. Por una ventana y en una espuerta fui descolgado muro abajo. Así escapé de sus manos. ¿Que hay que gloriarse? -aunque no trae ninguna utilidad-; pues vendré a las visiones y revelaciones del Señor. Sé de un hombre en Cristo, el cual hace catorce años -si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe- fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y sé que este hombre -en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe- fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inefables que el hombre no puede pronunciar. De ese tal me gloriaré; pero en cuanto a mí, sólo me gloriaré en mis flaquezas. Si pretendiera gloriarme no haría el fatuo, diría la verdad. Pero me abstengo de ello. No sea que alguien se forme de mí una idea superior a lo que en mí ve u oye de mí. Y por eso, para que no me engría con la sublimidad de esas revelaciones, me fue dado un aguijón a mi carne, un ángel de Satanás que me abofetea para que no me engría. Por este motivo tres veces rogué al Señor que se alejase de mí. Pero él me dijo: “Mi gracia te basta, que mi fuerza se realiza en la flaqueza”. Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en mí la fuerza de Cristo.

 

Santo Evangelio según San Mateo (16:13-19)

En aquél tiempo, llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?” Ellos dijeron: “Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas.” Díseles Él: “Y vosotros ¿quién decís que soy yo?” Simón Pedro contestó: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.” Replicando Jesús le dijo: “Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.”

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A los Santos Apóstoles Pedro y Pablo

Hoy festejamos el martirio de San Pedro y San Pablo (que corresponde al 29 de junio pero que trasladamos al día de hoy). A continuación, compartimos una homilía dicha para este día por San Juan Crisóstomo sobre San Pablo.

 

San Pablo

San Pablo se levantaba cada día con una mayor elevación y fervor de espíritu y, frente a los peligros que lo acechaban, era cada vez mayor su empuje, como lo atestiguan sus propias palabras: “Olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacía lo que está por delante...”

En medio de las asechanzas de sus enemigos, habla en tono triunfal de las victorias alcanzadas sobre los ataques de sus perseguidores y, habiendo sufrido en todas partes azotes, injurias y maldiciones, como quien vuelve victorioso de la batalla, colmado de trofeos, da gracias a Dios, diciendo: “Doy gracias a Dios, que siempre nos asocia a la victoria de Cristo”. Imbuido de estos sentimientos, se lanzaba a las contradicciones e injurias, que le acarreaba su predicación, con un ardor superior al que nosotros empleamos en la consecución de los honores, deseando la muerte más que nosotros deseamos la vida, la pobreza más que nosotros la riqueza, y el trabajo mucho más que otros apetecen el descanso que lo sigue.

La única cosa que él temía era ofender a Dios; lo demás le tenía sin cuidado. Por esto mismo, lo único que deseaba era agradar siempre a Dios.

Y, lo que era para él lo más importante de todo, gozaba del amor de Cristo; con esto se consideraba el más dichoso de todos, sin esto le era indiferente asociarse a los poderosos y a los príncipes; prefería ser, con este amor, el último de todos, incluso del número de los condenados, que formar parte, sin él, de los más encumbrados y honorables.

Para él, el tormento más grande y extraordinario era el verse privado de este amor: para él, su privación significaba el infierno, el único sufrimiento, el suplicio infinito e intolerable.

Gozar del amor de Cristo representaba para él la vida, el mundo, la compañía de los ángeles, los bienes presentes y futuros, el Reino, las promesas, el conjunto de todo bien; sin este amor nada catalogaba como triste o alegre. Las cosas de este mundo no las consideraba, en sí mismas, ni duras ni suaves.

Las realidades presentes las despreciaba como hierba ya podrida. A los mismos gobernantes y al pueblo enfurecido contra él les daba el mismo valor que a un insignificante mosquito.

Consideraba como un juego de niños la muerte y la más variada clase de tormentos y suplicios, con tal de poder sufrir algo por Cristo. Pablo, encerrado en la cárcel, habitaba ya en el cielo, y recibía los azotes y heridas con un agrado superior al de los que conquistan el premio en los juegos.

 

Comunicado por el cierre de la colecta

En nombre del Patriarcado de Antioquía, S.E.R. Metropolita Siluan desea expresar, su gratitud y agradecimiento por las donaciones recibidas en el marco de la colecta a favor de los damnificados sirios. Todo ha sido depositado en la cuenta bancaria de la Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía en Argentina.

Lo recaudado y donado provino de aportes individuales de Mendoza, Córdoba, Rosario y Buenos Aires, como así también de actividades y eventos realizados en todas las parroquias e instituciones de nuestra Iglesia en Argentina, a saber: el Té solidario realizado el 29 de abril en Salta; el 20 de mayo en Santiago del Estero y el 2 de junio en Córdoba; el Bono Contribución que se vendió en Tucumán, Córdoba y Rosario; la Cena solidaria llevada a cabo el 19 de mayo en Buenos Aires y el 23 de mayo en Rosario; la elaboración y venta de tallarines caseros en Junín los días 25 y 26 de mayo.

Es dable destacar que en esta colecta se sumaron entidades religiosas, como el Obispado de los Maronitas en Argentina y la Comisión Ecuménica de Iglesias Cristinas en la Argentina (C.E.I.C.A.); entidades diplomáticas como los Consulados de la República Árabe Siria en Santiago del Estero y en Mendoza; e instituciones de la colectividad Sirio-Libanesa como el Club Sirio-Libanés de Buenos Aires, la Sociedad Sirio-Libanesa de Tucumán, la Sociedad Sirio-Libanesa de Santiago del Estero, la Sociedad Sirio-Libanesa de Salta, la Asociación de Beneficencia Femenina Siria Ortodoxa de Buenos Aires, el Jardín Shams de Santiago del Estero.

A continuación, ponemos a vuestro conocimiento el detalle de todo lo recaudado y depositado en la cuenta de la Arquidiócesis Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en Banco Francés BBVA.

A todos, les agradecemos por su apoyo, solidaridad y generosidad. “Es precioso recordar las palabras del Señor Jesús: ‘La felicidad está más en dar que en recibir´” (Hec 20:35).

Seguramente que su aporte será sentido por los que lo reciban, y anticipadamente, en nombre de ellos, rogamos que Dios los bendiga y multiplique los frutos de su caridad, y haga florecer nuevamente la paz en Siria, y proteja a todos los sirios de todo mal y dolencia.

Todos podrán consultar el informe de nuestro Patriarcado sobre la ayuda a los damnificados como así también todas las actividades realizadas por nuestras parroquias a favor de la colecta en nuestra página: www.acoantioquena.com

 

En pesos

Fecha

Provincia

Actividad

13.500

03/05/2012

Salta

Parroquia: Té solidario del 29 de abril

599

22/05/2012

Desconocido

Depósito directo de anónimo

45.000

23/05/2012

Buenos Aires

Cena del 19 de mayo por el Aniversario del Club Sirio Libanés de Buenos Aires

3.000

24/05/2012

Tucumán

Depósito de la Sub-Comisión de Damas de Sociedad Sirio Libanesa

5.000

24/05/2012

Tucumán

Parroquia: Bono de contribución (1/5)

5.000

24/05/2012

Tucumán

Parroquia: Bono de contribución (2/5)

5.800

24/05/2012

Santiago del Estero

Parroquia: Té solidario del 20 de mayo

1.500

28/05/2012

Mendoza

Depósito directo de M.S.

100

28/05/2012

Rosario

Depósito directo de anónimo

1.000

29/05/2012

Córdoba

Depósito directo de A. S.

1.425

01/06/2012

Buenos Aires

Acto de SOUC – CEICA

5.000

04/06/2012

Buenos Aires

Depósito directo de A. M.

1.505

04/06/2012

Buenos Aires

Depósito directo de C. M.

22.250

05/06/2012

Córdoba

Parroquia: Bono de contribución y Té solidario del 2 de junio

3.000

05/06/2012

Junín

Parroquia: venta de tallarines caseros

5.000

06/06/2012

Tucumán

Parroquia: Bono de contribución (3/5)

6.200

08/06/2012

Tucumán

Depósito de la Sociedad Sirio Libanesa

8.300

08/06/2012

Tucumán

Parroquia: Bono de contribución (4/5)

7.089

12/06/2012

Rosario

Parroquia: Bono de contribución y cena solidaria del 23 de mayo

2.500

15/06/2012

Buenos Aires

Depósito directo de C. R.

1.000

15/06/2012

Tucumán

Parroquia: Bono de contribución (5/5)

1.000

15/06/2012

Buenos Aires

Depósito directo de anônimo

600

21/06/2012

Buenos Aires

Depósito directo de G.J.

145.368

21/06/2012

Total en pesos (cientos cuarenta y cinco mil trescientos sesenta y ocho)

 

En USD

Fecha

Provincia

Actividad

100

24/05/2012

Buenos Aires

Donación directa: S. H.

3.000

24/05/2012

Buenos Aires

Asociación de Beneficencia femenina Siria Ortodoxa

5.000

01/06/2012

Buenos Aires

Obispado Maronita de Argentina

200

12/06/2012

Rosario

Parroquia: Bono de contribución y cena solidaria del 23 de mayo

250

18/06/2012

Buenos Aires

Donación directa: G.M.

8.550

21/06/2012

Total en dólares (ocho mil quinientos cincuenta)