Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo anterior a la Navidad

21 Diciembre 2014

Nuestra calificación en el lenguaje del amor

“El libro de la genealogía de Jesucristo”

Homilía de Monseñor Pablo Yazigi, Arzobispo de Alepo

La Biblia no está para ser “recitada” ni “leída”, sino para la “vida”. Toda lectura del Evangelio en la Iglesia tiene este fin, especialmente en la Divina Liturgia. La lectura del evangelio de hoy genera incomodidad ante la larga secuencia de nombres.

Para celebrar la Navidad, la Iglesia aprovecha en particular los dos domingos que preceden a la fiesta para prepararnos. El domingo pasado, conmemoramos a los Antepasados de Cristo leyendo el Evangelio en el que los invitados a la boda se disculpan de participar de la cena y otros son invitados de todas partes a la cena ya preparada en vista de la fiesta de la encarnación divina que se aproxima. Y en este domingo, el domingo del linaje de Cristo, se lee la genealogía de Cristo.

Dicha incomodidad se debe a que se trata de una historia anterior a Cristo que no se relaciona con nuestra vida hoy; una historia que no conocemos y que, por ello, no tiene mayor sentido para nosotros. A lo sumo, se entiende que se trata de presentar el árbol genealógico de Cristo antes de celebrar la Navidad.

De todos modos, ¿hay alguna necesidad real que requiera la lectura de estos nombres? ¿Cuál es el propósito si sabemos que la lectura de estos nombres no sigue una secuencia histórica continua, sino que pasa de largo a algunos y se detiene en otros? Parece que el Evangelista Mateo registró de la tradición de la época los nombres de aquellos que jugaron un rol importante en la llegada de Dios a nosotros. Lo más curioso de todo es que entre estos justos figuran nombres de personas cuyo testimonio fue marcado por la debilidad humana y que esta nube de gente que precedió a Cristo no proviene de la justicia humana, sino también de su debilidad.

Estas preguntas y observaciones nos conducen a entender, en primer lugar, que la determinación divina no se detuvo ante la debilidad humana. El amor divino no depende de nuestras debilidades; Dios conoce a su creatura y que no somos más que polvo. Nos amó “siendo aún pecadores” (Rom 5:8), dice el Apóstol Pablo. Si Dios nos corrige es para que nos purifiquemos de nuestros pecados; y no nos rechaza cuando los vencemos. Todo ser humano es portador de una mezcla de lo divino y de lo humano, una mezcla de fuerza y de debilidades. Dios vino a nosotros buscándonos, y en su paso, cruzó a justos como así también a pecadores. Al amor divino no lo detiene la debilidad humana. Dios mide lo que Él puede realizar y no cuánto podemos errar.

En segunda lugar, nuestra salvación no es un logro nuestro, sino don de Dios. Cristo no es fruto de la justicia de los hombres, sino del amor divino. La historia del pueblo que esperaba a Cristo y preparó Su venida no fue una historia de justos en su totalidad, sino una historia de espera, y en esto se encuentra su justicia. En esta espera, algunos eran justos, otros no. Por ello, no tenemos ningún derecho de jactarnos, pero, sí, la obligación de agradecer.

En tercera lugar, hemos de meditar en la grandeza del amor divino que vence al mundo, sin violar la libertad humana. Jesús exclamó: “Confíen, yo he vencido al mundo” (Jn 16:33), según dice el Evangelista Juan. Ahí está el comienzo de la victoria; ahí está su semilla sembrada. El destino del amor divino no es el de violar la libertad humana e imponerse en el momento, sino el de esperar hasta el fin de los tiempos. El Señor es señor de la historia. Pero, si se podría decir así, Él está cautivo de nuestros errores. Por ello, por amor a nosotros, soporta nuestras debilidades, que demoran el cumplimiento de la voluntad de Dios entre nosotros. Sí, nuestras debilidades postergan que se derrame el amor de Dios, pero no lo eliminan. ¿Acaso la Biblia no menciona que todo (incluso el mal) conduce (con la sabiduría de Dios) a lo bueno para el creyente?

Dios escogió ceder ante nuestra libertad. Esta es la grandeza de Su amor y respeto por nosotros. Así que la mano de Dios no golpea sino que corrige; Dios no niega nuestro accionar sino que lo soporta para corregirlo, cuando se lo permitimos. Por esto es que en la Historia Sagrada hay momentos que no son sagrados y en que no hubo gente justa. Dios no vino a nosotros sólo desde una descendencia de justos, sino de malvados también. El amor divino cubre con su sombra al pueblo, inclusive a los puros y malvados. Este amor no justifica el error, sino que lo soporta. El amor divino no fomenta el pecado, por el contrario, espera corregirlo. “El amor no se irrita… el amor es benigno… el amor espera” (I Cor 13:4; 5).

El amor de Dios es tan grande que su intento de buscarnos no cesó a causa de nuestros pecados. Dios decidió venir a nosotros, como lo prometió a Eva en el paraíso: de su descendencia vendrá aquel que aplastará la cabeza de la serpiente. Él vendrá sin dudas, pero sin aplastar nuestra voluntad para hacer la Suya. Nuestra historia de altibajos, cuyas páginas están pintadas tanto de blanco como de negro, navega en el infinito amor divino.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 3) 

Que se alegren los celestiales, y que se regocijen los terrenales, porque el Señor desplegó la fuerza de su brazo, pi­soteando la muerte con su muerte; y siendo el primogénito de entre los muertos, nos salvó de las entrañas del Hades y concedió al mundo la gran mise­ricordia.

 

Tropario de los Santos Padres (Tono 2) 

Grandes son los cumplimientos de la fe, porque los Tres Santos Varones se habían regocijado en la fuente de las llamas como si estuviesen en aguas de reposo. Y Daniel el Profeta se reveló un pastor de leones como si fueran ovejas. Por sus súplicas, oh Cristo Dios, ten piedad de nosotros.

 

Tropario de la Preparación (Tono 4) 

Prepárate, oh Belén, porque Edén ha sido abierto para todos. Y tú, oh Efratá, esté lista, porque el Árbol de la vida había florecido de la Vir­gen en la gruta. Porque Su vientre se había manifestado como un paraíso racional en donde está la Planta Divina, que sí come­mos de ella, viviremos y no morire­mos como Adán. Cristo nace levan­tando la imagen que había caído desde antaño. 

 

Kontakion de la Preparación (Tono 3)

Hoy, la Virgen viene a la gruta para dar a luz inefablemente al Verbo Eterno. Alégrate pues, al escuchar esto, habitada tierra, y glorifica con los Ángeles y los pastores a Aquél cuya Voluntad es manifestarse como un Niño Nuevo Quien es el Eterno Dios.

 

Carta a los Hebreos (11:9-10, 32-40)

Hermanos, por la fe, Abraham vivió como extranjero en la Tierra prometida, habitando en carpas, lo mismo que Isaac y Jacob, herederos con él de la misma promesa. Porque Abraham esperaba aquella ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. ¿Y qué más puedo decir? me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, de Samuel y de los profetas. Ellos, gracias a la fe, conquistaron reinos, administraron justicia, alcanzaron el cumplimiento de las promesas, cerraron las fauces de los leones, extinguieron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada. Su debilidad se convirtió en vigor: fueron fuertes en la lucha y rechazaron los ataques de los extranjeros. Hubo mujeres que recobraron con vida a sus muertos. Unos se dejaron torturar, renunciando a ser liberados, por obtener una mejor resurrección. Otros sufrieron injurias y golpes, cadenas y cárceles. Fueron apedreados, destrozados, muertos por la espada. Anduvieron errantes, cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, desprovistos de todo, oprimidos y maltratados. Ya que el mundo no era digno de ellos, tuvieron que vagar por desiertos y montañas, refugiándose en cuevas y cavernas. Pero, aunque su fe los hizo merecedores de un testimonio tan valioso, ninguno de ellos entró en posesión de la promesa. Porque Dios nos tenía reservado algo mejor, y no quiso que ellos llegaran a la perfección sin nosotros.

 

Santo Evangelio según San Mateo (1:1-25)

Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos, Judá engendró de Tamar, a Fares y a Zara, Fares engendró a Esrom, Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, Obed engendró a Jesé, Jesé engendró al rey David… David engendró, de la que fue mujer de Urías, a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abiá, Abiá engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Joram, Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatam, Joatam engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amón, Amón engendró a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando la deportación a Babilonia… Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliakim, Eliakim engendró a Azor, Azor engendró a Sadoq, Sadoq engendró a Aquim, aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo. Así que el total de las generaciones son: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A Santa Juliana de Nicomedia

La santa virgen mártir Juliana, hija de un ilustre pagano llamado “Africano”, nació en la ciudad de Nicomedia. Siendo niña fue prometida a un tal Eleusios, que en aquel tiempo era uno de los consejeros del Emperador. Santa Juliana había sido bendecida desde niña con un profundo intelecto y una penetrante bondad del alma. En secreto aceptó la fe en Cristo y pidió el santo bautismo dándose cuenta de la falsedad de las enseñanzas paganas.

Cuando el momento de su casamiento se acercaba, Juliana rechazó el matrimonio porque esto implicaba aceptar la fe de un extraño y los dioses que cada familia tenía en aquel tiempo. Su pedido era que la dejaran confesar su fe y entregarse a ella. Su padre le pidió que se casara pero al no obedecerlo comenzó a golpearla. El enojo fue tan grande que ató a su hija en una calle para que aceptara su decisión. Juliana quería solo dedicar su vida a Dios. Su antiguo novio le insistía en que se casaran y que él no la obligaría a dejar su fe. Juliana nunca quiso negar su fe y aceptó el castigo de su padre quien la golpeaba sin detenerse.

Los habitantes de la ciudad comenzaron a  acercarse para ver lo que sucedía y comprobaron que Juliana con cada golpe recibía sanidad nuevamente y veían su coraje en defender su fe en Cristo. Todos ellos creyeron en Cristo aquel mismo día.

Convencido de que no podía hacer nada, Africano pidió que su hija fuera sentenciada a muerte por la fe que confesaba. Ella aceptó la sentencia con gozo y glorificó al Señor por permitirle recibir la corona del martirio. Fue ejecutada un 21 de diciembre de 304.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Visita a los EEUU

Del miércoles 3 al lunes 8 de diciembre pasado, Monseñor Siluan estuvo en los Estados Unidos participando de la Entronización de S. E. R. Monseñor Joseph Zehlawi, Metropolita de Nueva York y toda Norteamérica de nuestra Iglesia Ortodoxa Antioquena. Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía llegó a la Ciudad de Nueva York el miércoles 3 para presidir dicha entronización, donde fue recibido por los jerarcas del Santo Sínodo, obispos y clérigos de la Arquidiócesis de Nueva York y toda Norte América.

Después del arribo al Aeropuerto JFK, los jerarcas acompañaron a Su Beatitud a la sede de la Arquidiócesis en New Jersey, donde rezaron en la Capilla de San Juan Crisóstomo el oficio de acción de gracias.

El jueves 4, Su Eminencia, el Metropolita Joseph, invitó a Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía y a los jerarcas de la sede antioquena que llegaron del exterior a una cena en la sede de la Arquidiócesis en Englewood, New Jersey. Monseñor Joseph dio la bienvenida a todos los presentes, y felicitó a Monseñor Damaskinos por haber celebrado aquel día la fiesta de su santo patrono, San Juan Damasceno. Todos los presentes disfrutaron el cálido y fraterno ambiente y la alegría del reencuentro en una oportunidad tan linda e histórica a la vez.

El viernes 5, Su Eminencia el Metropolita Saba de Houran, celebró la Divina Liturgia en conmemoración a su santo patrono, San Saba el Santificado, en la Capilla de San Juan Crisóstomo en la sede de la Arquidiócesis en Englewood, New Jersey. Pese al reducido espacio de la capilla, estuvieron presentes varios jerarcas, quienes, junto a Su Beatitud el Patriarca Juan X, felicitaron al Metropolita Saba por su onomástico.

A la tarde del mismo día se celebró el oficio de las vísperas de San Nicolás, fiesta patronal de la Catedral Metropolitana en Nueva York, presidida por Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía. En dicha oportunidad, yo habían llegado todos los arzobispos de la sede antioquena que habían confirmado su participación en la Entronización del Metropolita Joseph. Además estuvieron presentes, jerarcas de Iglesias Ortodoxas en EEUU y de las demás iglesias cristianas. Al finalizar las vísperas, Su Beatitud el Patriarca Juan dijo unas palabras breves en las que expresó que “venimos de todo el mundo, de las Américas, Australia, Europa, de Siria, el Líbano, Palestina, Irak, etc., para manifestar que somos una gran familia, y que queremos al metropolita Joseph y queremos acompañarlo”. Los Señores Arzobispos y Obispos de la sede antioquena que participaron de la Entronización fueron: S.E.R. Elías de Tiro y Sidón, S.E.R. Antonio de México, S.E.R. Sergio de Santiago de Chile, S.E.R. Damaskinos de San Pablo, S.E.R. Saba de Houran (Siria), S.E.R. Pablo de Australia, S.E.R. George de Homs (Siria), S.E.R. Siluan de Buenos Aires, S.E.R. Basilio de Akkar, S.E.R. Efrén de Trípoli (El Líbano), S.E.R. Ignacio de Francia, S.E.R. Ghattas de Bagdad, y S.E.R. Nifón (Representante del Patriarca de Antioquía ante el Patriarca de Moscú), como así también los Señores Obispos auxiliares: S.G. Antoun (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), S.G. Basil (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), S.G. Mousa (Obispo Auxiliar del Patriarca), S.G. Thomas (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), S.G. Alexander (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), S.G. Ignacio (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México), S.G. Elia (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Akkar), S.G. Costantino (Obispo Auxiliar del Patriarca, Abbad del Monasterio San Elías-Líbano), S.G. Romanos (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de San Pablo), S.G. John (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), S.G. Anthony (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica), y S.G. Nicolás (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica).

Después de las vísperas, unas 150 personas fueron invitadas a cenar, cena a cargo de los miembros del Consejo Central Arquidiocesano que viven en el Estado de Nueva York. Entre los que hablaron, estuvieron el Vicepresidente del Consejo Central, Fawaz el Khoury, el Metropolita Joseph y el Patriarca Juan X, quien entregó a los obispos auxiliares de la Arquidiócesis un engolpion. Por otro lado, el Metropolita Joseph presentó a Su Beatitud el set de tres engolpion que porta un patriarca. Las palabras que se intercambiaron resaltaron el sentido del momento histórico de la llegada del Patriarca, de la llegada de muchos hermanos de todo el mundo, la alegría y la bendición que se encuentran en las celebraciones.

El sábado 6, el Metropolita Nifón (Representante del Patriarca de Antioquía ante el Patriarca de Moscú) presidió la Divina Liturgia, concelebrando con Monseñor Nicolás (Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de NY y toda Norteamérica) junto a clérigos y diáconos de la Arquidiócesis anfitriona, conmemorando a San Nicolás, santo patrono de la Catedral Metropolitana en Nueva York.

La prédica estuvo a cargo de Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía, quien centró su homilía sobre las lecturas bíblicas de la fiesta y la figura de San Nicolás.

Al finalizar la liturgia, se recordó a S.E.R. Metropolita Felipe, de eterna memoria. Luego, Monseñor Nifón entregó un engolpion a Monseñor Nicolás por su onomástico, y una cruz pectoral al Rev. Arcipreste Tomás, rector de la Catedral Metropolitana y Vicario General de la Arquidiócesis. Luego, Su Beatitud saludó a los presentes en forma personal.

Los presentes fueron invitados al salón de la Catedral donde fueron convidados por las comisiones de la Catedral.

A la tarde del mismo día, Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía entronizó a S.E.R. Metropolita Joseph de Nueva York y toda Norte América al finalizar el oficio de acción de gracias que tuvo lugar a la tarde de aquel día, en la Catedral Metropolitana de San Nicolás, en Nueva York.

Además de los Señores Arzobispos y Obispos de la sede antioquena, hubo una participación masiva de jerarcas ortodoxos de todas las Iglesias, además de jerarcas de las Iglesias orientales y de la Iglesia Romana. También estuvieron presentes el Embajador del Líbano ante EEUU y el Embajador de Siria ante Naciones Unidas.

El discurso del Patriarca centró su enfoque en el testimonio de la Iglesia Ortodoxa Antioquena en Norte América, y también en la necesidad de la paz en Medio Oriente. En cuanto al discurso del Metropolita Joseph, se centró en los varios sentidos del báculo episcopal que recibió en la entronización, presentado de esta manera su plan de trabajo en la Arquidiócesis y el ámbito relacional de ella para con el Patriarcado, las Iglesias Ortodoxas y todo el mundo.

Al finalizar el oficio Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía presidió la Cena de Gala con motivo de la entronización de S.E.R. Metropolita Joseph de Nueva York y toda Norte América en el Hotel Marriott de Brooklyn.

Estuvieron presentes más de 800 personas, dentro de los cuales estuvieron los Señores Arzobispos y Obispos de la sede antioquena, dignatarios y cuerpo diplomático. Tomaron la palabra distintas personalidades, y se hicieron la presentación de regalos y mensajes de Iglesias Ortodoxas y Orientales. De Argentina, estuvieron presentes el Sr. Héctor Yammal (miembro del Centro Ortodoxo de Córdoba) y su Señora Perla, los cuales fueron presentados por Monseñor Siluan a Su Beatitud.

Monseñor Siluan entregó a S.E.R. Metropolita Joseph un engolpion de la Virgen como obsequio en nombre de nuestra Arquidiócesis, el libro-homenaje del Centenario de la Parroquia Asunción de la Virgen en Tucumán, un ejemplar del Almanaque 2015 dedicado a la Gloria del Martirio en la Iglesia de Antioquía, como así también una carta en la que expresa su apreciación por este momento histórico.

El domingo 7, Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía presidió la Divina Liturgia, concelebrada por más de 33 Arzobispos y obispos tanto antioquenos como de otras Iglesias Ortodoxas de Norteamérica. En su homilía, el Patriarca enfocó su prédica sobre la forma de prepararse para la Navidad. Y al finalizar la liturgia, realizó un recordatorio por el descanso del alma de Su Beatitud el Patriarca Ignacio IV, de eterna memoria, quien cumplió el 5 diciembre pasado su segundo aniversario. Luego inauguró el jubileo – el centenario- del descanso en el Señor de San Rafael Hawawini, obispo de Brooklyn. Monseñor Joseph, Metropolita de Nueva York y toda Norte América, presentó a Su Beatitud el ícono de los Santos Tikhon y Rafael con reliquias de ambos, en signo de gratitud por haber presidido los festejos del fin de semana. Luego, las delegaciones fueron convidadas a almorzar junto al Patriarca.

El lunes 8, Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía presidió en la sede de la Arquidiócesis en New Jersey una reunión con todos los jerarcas de la sede antioquena que estuvieron presentes en la entronización. Además de felicitar a Monseñor Joseph nuevamente por el nuevo ministerio que el Santo Sínodo lo ha elegido para cumplir, le agradeció por organizar y hospedar a todos los jerarcas y demás invitados de una forma ejemplar. En cuanto al orden de día de la reunión, Monseñor Siluan presentó a Su Beatitud un escrito, una agenda de trabajo de 22 puntos, visión de las necesidades relacionadas con el testimonio ortodoxo antioqueno en Occidente. Los presentes enriquecieron el debate con distintos puntos de vista que suman en el intento de mejor la colaboración, la cooperación y la planificación de aspectos comunes del testimonio que llevan a cabo.

Al finalizar la reunión, los presentes fueron invitados a almorzar en el comedor de la sede de la Arquidiócesis. Tras de ello, Monseñor Siluan se despidió de los presentes, para poder tomar el vuelo de regreso a Argentina al día siguiente.