Décimo segundo domingo de Pentecostés

26 Agosto 2012

Jesús

Simples Miradas hacia el Salvador (22)

La transfiguración de la naturaleza

Jesús y la naturaleza. Se cita, muy a menudo, este pasaje del Evangelio donde Jesús menciona los lirios del campo cuyo adorno eclipsa la gloria de Salomón (Cf. Lc 12:27). Sí, Jesús nos invita a admirar la belleza de la obra divina; y todavía más, nos exhorta a poner nuestra confianza en el Padre quien, si viste de esta forma la hierba por un día, vestirá con más razón a sus hijos (Cf. Lc 12:28). Pero eso no es más que un solo aspecto (y quizás no el más profundo) de la relación entre Jesús y el mundo natural.

Una interpretación simbólica de la naturaleza no puede agotar su sentido. Es cierto, la naturaleza es un libro abierto donde cada detalle sugiere, en términos velados, las realidades de la vida sobrenatural. Es una ingeniosa intuición de que la edad media haya tenido una sensación tan viva de los símbolos. Pero, hay más que este simbolismo.

La naturaleza está orientada. Ella revela un esfuerzo ordenado hacia Jesucristo. Pues Jesús es el sentido y el fin de toda evolución; Él es la causa secreta, la flecha indicadora y el “vector” (dirían los físicos) de los fenómenos naturales.

Jesús dijo a los fariseos que querían reprender a los discípulos: “Si éstos callan, las piedras clamarán” (Lc 19:40). Jesús hace alusión a lo que es el ministerio propio de la naturaleza (que es perceptible al creyente, solamente). La naturaleza, pues, murmura el nombre de Jesús. Ella grita hacia Él, aún si el primer pecado le haya infligido desviaciones dolorosas. Todos los elementos tienden hacia el Dios-hombre: la piedra y la roca proveyeron el sepulcro del Salvador (Cf. Mt 27:60); el agua llegará a su más alto destino en el bautismo que regenera; los olivos darán el aceite con el cual se unge y sana a los enfermos en nombre de Jesús; las espigas de trigo y los racimos de la viña producirán ese pan y ese vino con los cuales el Señor realizará el misterio de Su cuerpo partido y Su sangre derramada; del árbol será formado el madero de la cruz.

Así, un mismo impulso empuja hacia Cristo toda la naturaleza y, con ella, toda la labor humana - el del segador, el del panadero, el del viñador, y el de los demás - que ayudan en esta ascensión, en esta transfiguración.

Padre Lev Gillet

 

Tropario de la Resurrección (Tono 3) 

Que se alegren los celestiales, y que se regocijen los terrenales, porque el Señor desplegó la fuerza de Su brazo, pisoteando la  muerte con Su muerte y siendo el primogénito de entre los  muertos nos salvó de las entrañas del Hades y concedió al mundo la gran misericordia. 

 

Tropario de los mártires (Tono 3)

Oh tú, de triple bienaventuranza, habías considerado la fe salví­fica, como riqueza que no se puede quitar. Porque, habiendo de­jado el culto malo de tu padre, siguiendo los pasos del Soberano, te enriqueciste por los Dones Divinos. Suplica, pues, a Cristo Dios, oh glo­rioso Adriano, por la salvación de nuestras almas. 

 

Kontakion de la Natividad de la Virgen (Tono 4)

Joaquín y Ana han sido libe­ra­dos de los reproches de la esterili­dad y Adán y Eva, de la corrupción de la muerte, por Tu Nacimiento, oh Purísima; por eso, Tu pueblo, habiendo sido redimido de las cul­pas de las transgresiones, lo celebra y hacia Ti exclama: “La Estéril da a luz a la Madre de Dios, Quien nutre nuestra vida”.  

 

Primera carta a los Corintios (15:1-11)

Hermanos, les recuerdo la Buena Nueva que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrían creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo a las Escrituras. Se apareció a Pedro y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y de nuevo a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los Apóstoles: y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la Gracia de Dios, soy lo que soy; y Su Gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la Gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído.

 

Santo Evangelio según San Mateo (19:16-26)

En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un joven y le dijo: “Maestro bondadoso, ¿qué bien he de hacer para conseguir vida eterna?” Él le dijo: “¿Por qué me llamas “bondadoso”? Uno solo es el Bondadoso, Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Le dijo él: “¿Cuáles?” Y Jesús respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo”. El joven le dijo: “Todo esto lo he guardado desde temprana edad, ¿qué más me falta?” Le respondió Jesús: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: “En verdad les digo, que un rico difícilmente entrará en el Reino de los cielos. Se lo repito: es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los cielos”. Al oír esto, los discípulos, llenos de asombro, decían: “Entonces, ¿quién se podrá salvar?” Jesús, mirándolos fijamente, dijo: “Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Adrián y a Santa Natalia

Los mártires Adrián y Natalia se casaron en su juventud un año antes de su martirio, y vivieron en Nicomedia durante el tiempo del emperador Maximiano (305-311). El emperador prometió una recompensa a quien le informará sobre los cristianos para llevarlos a juicio. Entonces, las denuncias comenzaron, y veinte y tres cristianos fueron capturados en una cueva cerca de Nicomedia.

Allí fueron torturados, obligados a adorar ídolos, y luego llevados ante el pretor, con el fin de registrar sus nombres y respuestas. Adrian, el jefe del pretorio, observó como esta gente había sufrido con tanto valor por su fe. Al ver la firmeza con la que confesaron a Cristo, les preguntó: “¿Qué recompensas se puede esperar de vuestro Dios por este sufrimiento?” Los mártires respondieron: “Las recompensas que recibiremos no se pueden describir, ni pueden comprender con la mente”. San Adrián, entonces, les dijo a los escribas: “Escriban mi nombre también, porque soy cristiano y moriré con gusto por Cristo Dios”.

Los escribas informaron esto al emperador, quien llamó a San Adrián y le preguntó: “¿Te has vuelto loco? ¿Quieres morir? Ven, tacha tu nombre de las listas y ofrece sacrificios a los dioses, pidiéndoles perdón”.

San Adrián respondió: “No he perdido mi mente, sino más bien la he encontrado”. Maximiano ordenó, entonces, que Adrián fuera echado en la cárcel. Su esposa, Santa Natalia, a sabiendas de que su marido iba a sufrir por Cristo, se alegró, ya que ella misma era en secreto cristiana.

Fue a la prisión y alentó a su marido diciéndole: “Bendito sea mi Señor, porque has creído en Cristo y has obtenido un gran tesoro. No lamentes nada terrenal, ni la belleza ni la juventud (Adrián tenía entonces 28 años de edad), ni las riquezas mundanas. Todo es polvo y ceniza. Sólo la fe y las buenas obras son agradables a Dios”.

San Adrián fue cruelmente torturado. Santa Natalia no dejó nunca de animar a su marido. Ella le pidió también que orara a Dios por ella, para que no fuera obligada a contraer matrimonio con un pagano después de su muerte.

Después de las torturas, Adrián durmió en el Señor. Los verdugos quisieron quemar su cuerpo, pero se levantó una gran tormenta y el fuego se apagó. San Natalia tomó el cuerpo de su marido y lo llevó a su casa para enterrarlo. Pronto un comandante del ejército solicitó la aprobación para casarse con Santa Natalia. Ella se escondió en la ciudad Bizancio donde San Adrián se le apareció en sueños y le dijo que pronto estaría en el reposo en el Señor. Poco tiempo después la mártir durmió en el Señor.

 

Las vestiduras sagradas (VI)

Explicando el culto de nuestra Iglesia

El hombre camina en el sendero de la purificación del alma con la ayuda de Cristo, o mejor dicho, es Cristo mismo quien realiza en nosotros, si lo deseamos, el lavamiento de nuestra alma. Tal como el Señor, cuando por primera vez sirvió Él mismo la Última Cena en la santa Sión, tomó una toalla, se la ciñó, y lavó los pies de los purísimos apóstoles. Y dijo a Pedro, quien por exceso de devoción a Cristo, se negó a aceptar que le lavara los pies: “Si no te lavo, no tienes parte conmigo” (Jn 13:8). En la Última Cena, estaban sentados con Jesús aquellos que con temor aceptaron que el Señor realizara en ellos el lavamiento de sus mentes y corazones.

De esta forma, teniendo nuestra alma y nuestro cuerpo puros, podemos pararnos alrededor de la Mesa Sagrada. Podemos escuchar la alabanza angelical, y agregar a ella nuestro agradecimiento. Podemos anunciar las grandezas de las obras del amor de Dios. San Juan Crisóstomo dice al respecto: Al confesar los beneficios de Dios hacia nosotros, y todos Sus inefables beneficios, “Le ofrecemos la eucaristía y participamos de la comunión, agradeciéndole por haber salvado al género humano del engaño. Le agradecemos porque, mientras éramos todavía ajenos a Él, nos acercó a Él. Le agradecemos porque, mientras no teníamos esperanza y vivíamos en el mundo sin Dios, hizo de nosotros hermanos y herederos”.

Con un alma llena de gratitud, anunciamos las obras del amor de Dios y de Su sabiduría, la cual hizo “obras maravillosas”: “Pues, por la muerte, amaneció la vida; y por el pecado, la justicia. Por la maldición amaneció la bendición; y por la humillación, la gloria” (Gregorio de Nisa). Dándole las gracias por todas estas cosas, nos acercamos del trono de la gracia divina.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Visita a Santiago del Estero

Monseñor Siluan realizó una visita pastoral a la provincia de Santiago del Estero del 9 al 14 de agosto pasado. Junto al R. P. Gregorio Makantassis, realizó una visita de cortesía al Obispo diocesano Católico Romano, S.E.R. Monseñor Francisco Polti; visitó la Universidad Nacional (UNSE), y se reunió con la Rectora, Lic. Natividad Nassif, y miembros del Consejo Superior de la misma; y también la Universidad Católica de Santiago (UCSE) y se reunión con el Rector C.P. Luis Lucena y todos los miembros del Consejo Superior de la misma.

Por otra parte, Monseñor Siluan fue recibido por el Vicegobernador de la Provincia Don Ángel Hugo Nicolai a cargo del Poder Ejecutivo en un encuentro protocolar, a quien le entregó una carta de agradecimiento dirigida al Sr. Gobernador por el apoyo brindando a la parroquia.

Durante su visita, Monseñor dictó una conferencia en el auditorium de la UCSE sobre “El Cristianismo en Oriente: Orígenes e identidad, presencia y testimonio”, visitó las comunidades de la Banda, Suncho Corral, Matará, Loreto y Termas de Río Hondo, bendiciendo las casas de muchos de los fieles de la comunidad, y llevando la palabra de Dios a sus hogares.

Monseñor celebró la Divina Liturgia dominical en la parroquia San Jorge y posterior a ello, participó del almuerzo comunitario que se llevó a cabo en los salones de la Sociedad Sirio Libanesa. Allí, Monseñor hizo una reseña del desarrollo de la vida de nuestra Iglesia durante este año, agradeció a la comunidad por haber sido una excelente anfitriona en enero pasado del encuentro nacional de la juventud en Termas y en marzo del encuentro nacional de los catequistas (ENACO) y felicitó al P. Gregorio por recibir su licenciatura en ciencias sagradas de la UCSE. Al final, realizó una presentación de la experiencia vivida en el XVII Simposio del clero antioqueno norteamericano en EEUU en julio pasado.

 

Visita a Tucumán

Desde el 14 y hasta el 18 de agosto, Monseñor Siluan visitó la provincia de Tucumán, y fue recibido por la comunidad con inmensa alegría y regocijo espiritual, participando de las distintas celebraciones, actividades y reuniones. En el Templo San Jorge de Villa Mariano Moreno, asistió a la Divina Liturgia, y se reunió con la feligresía con quienes habló de la experiencia de los convertidos romanos y evangélicos en la Iglesia Ortodoxa Antioquena de EEUU. Celebró las fiestas patronales de la Dormición de la Virgen en la Parroquia junto al R. Padre Juan Manuel y el Diácono Esteban. Además, tuvo distintas reuniones con entidades de la parroquia: una cena juntamente con las CD de la Sociedad de Damas Ortodoxas y del Centro Ortodoxo en la que presentó su última visita a EEUU; una merienda con la CD de la Sociedad de Damas Ortodoxas y la sub-comisión de Damas Miroforas en la que se realizó una evaluación del ENAMOr; oración de matutinos y un desayuno con el Centro Ortodoxo en la que desarrolló el tema: “El ser Iglesia y miembros de ella: perspectivas y realización”. Además se reunió con el grupo de matrimonios con quienes compartió la cena y desarrolló un taller sobre a) el sacramento del matrimonio en la vida diaria, y b) el sentido de la “adopción” en la vida matrimonial y familiar. Por otra parte, compartió la cena con la UJO, los catequistas, los servidores del altar y la sub-comisión de Damas Juniors a quienes también les presentó el trabajo de la Iglesia antioquena en Norteamérica. Además, compartió la Merienda con otros grupos parroquiales, Hijas de María, Grupo de Oración para Mujeres, Santería, Taller San José, Ropero Comunitario, Animación Litúrgica, con ellas realizó una dinámica de Amenazas y Oportunidades y cómo la luz y la palabra de fe nos ayudan. Se reunió con los Padres de la catequesis y con ellos reflexionó sobre: a) la importancia de traer los niños a la Iglesia y la catequesis; b) el modo de acompañarlos en su desarrollo espiritual; c) la importancia de la oración con los niños, rezar por ellos; d) la importancia de la conducta de los padres; y e) el hecho de crear en los niños buenos hábitos y buenas disciplinas desde su infancia. Después de visitar a los chicos de la catequesis, conversó con los catequistas sobre la agenda de trabajo para 2012 y la formación para 2013.

Por otra parte, acompañado por miembros de las Comunidad, Monseñor fue recibido por el Sr. Gobernador de la Provincia, CPN. José Jorge Alperovich, quien lo declaró Huésped de Honor de la Provincia, y con quien intercambiaron presentes protocolares y donde se presentó el Anteproyecto del Centro Parroquial y Comunitario San Jorge de calle Junín 595. Asimismo, compartió el Almuerzo con la CD de la Sociedad Sirio Libanesa, y les agradeció por su participación en la colecta por los damnificados sirios. Y en fin, dio en el Centro Cultural Eugenio F. Virla de la Universidad Nacional de Tucumán un Conferencia sobre: “El Cristianismo en Medio Oriente: orígenes, identidad, presencia y testimonio”, a la misma asistieron unas 200 personas tanto de la Comunidad como así también de otras Comunidad religiosas e Instituciones Académicas.